Las empresas no actualizarán a Windows 8 hasta la segunda mitad del 2013


windows8-portada

Este viernes Microsoft lanzará Windows 8, su nuevo sistema operativo y una de las principales apuestas para la compañía para los próximos tres años. Y aunque hay expectación en el mundo de la tecnología de consumidor (por las nuevas características del software y la innovación que generará en los diseños de dispositivos), al parecer la situación no es igual en el mundo corporativo.

El mundo corporativo siempre ha ido por detrás del sector consumo cuando se trata de actualizar sus sistemas y aplicaciones. Pero, además, algunos analistas consideran que las prestaciones más espectaculares que aporta el nuevo Windows son más adecuadas para los consumidores que para el sector empresarial.

Así lo piensa, Doug Johnson, jefe de política de gestión de riesgos en la American Bankers Association,  quien comentó a Reuters que "francamente, Windows 8 es más una plataforma de consumidor que de negocios, por lo que  no es algo que nos haga sentido desde una perspectiva de negocios en este minuto. No veo ninguna funcionalidad de negocios que entregue Windows 8".

Lo cierto es que, según ha comentado Microsoft públicamente en repetidas ocasiones, para ellos el segmento de negocios sí tiene razones para interesarse en Windows 8: en primer lugar, la compatibilidad que entrega con aplicaciones anteriores (salvo en Windows RT) y la posibilidad de contar con dispositivos móviles (laptops, tabletas) para trasladar el trabajo e incluso ser usados como computadores "primarios".

Según estudios de la consultora Gartner, las empresas no seguirán esos consejos de la multinacional y esperarán un tiempo prudencial para actualizar sus equipos.  "Creemos que el 90% de las grandes organizaciones no desplegará Windows 8 de forma masiva, y en su momento más alto, esperamos que cerca del 20% de los PC en empresas grandes correrá Windows 8", afirmó Michael Silver, analista de tecnología de Gartner.

Los estudios apuntan a que las empresas empezarán sus migraciones a Windows 8 durante el segundo trimestre del 2013, habiéndose otorgado el tiempo para comprobar la compatibilidad de sus aplicaciones criticas y el rendimiento y seguridad que les ofrece la nueva versión del sistema operativo.