Más de 15.000 personas siguieron la Semana Santa de Málaga en directo a través de Internet


Más de 15.000 personas siguieron la Semana Santa de Málaga 2007 en directo a través de Internet gracias a la iniciativa impulsada por segundo año consecutivo por el Ayuntamiento de la capital malagueña de llevar este importante evento a todos los malagueños y foráneos independientemente de la parte del mundo en la que se encontraran.

Para llevar a cabo esta iniciativa, el Ayuntamiento de Málaga, a través del Centro Municipal de Informática (CEMI), suscribió un acuerdo con mediaWeb Andalucía- plataforma de alojamiento y difusión de contenidos audiovisuales-, que codificó la señal de la televisión municipal Onda Azul para que la Semana Santa pudiera verse en directo tanto a través de Internet, como, de forma pionera en España, a través de terminales móviles de tercera generación (3G-UMTS).

Según los datos de conexiones analizados por mediaWeb Andalucía, en concreto fueron 15.205 internautas los que siguieron por Internet las retransmisiones de la Semana Santa malagueña, del Domingo de Ramos al Viernes Santo, de los que aproximadamente la mitad fueron usuarios distintos y el tiempo medio de conexión fue de unos 20 minutos, mientras que el tiempo total de conexiones ascendió a 5.101 horas.

El día que mayor número de conexiones se registraron fue el Lunes Santo, con 3.117, y el que menos el Viernes Santo, con poco menos de 400, ya que ese día la lluvia caída en la capital malagueña obligó a la suspensión de la mayoría de las salidas procesionales.

En cuanto a los lugares de acceso, la Semana Santa malagueña fue seguida por Internet desde todas partes de España, desde Madrid a Bilbao como desde la propia capital malagueña, y desde el punto de vista internacional desde puntos tan dispares como Francia, Polonia, Bélgica o Finlandia, en Europa, o desde Argentina, como ejemplo de conexión al otro lado del Atlántico.

En cuanto al teléfono móvil, la señal de Onda Azul fue seguida en directo a través de terminales de tercera generación por alrededor de medio centenar de personas que, a diferencia de Internet, donde la conexión era gratuita, sí debían asumir el coste de la transmisión de datos que tiene fijado cada operadora móvil.