Muchos gobiernos de Latinoamérica consideran a los ordenadores "un lujo'', afirma el fundador de "OLX"


latamEn poco tiempo, la mayoría de los cibernautas serán asiáticos, ya que los gobiernos de Latinoamérica siguen considerando a las computadoras un ''bien de lujo'' y aún no las ven como los libros del siglo XXI, dijo el empresario argentino Alec Oxenford, fundador de la web de clasificados OLX.

Agencias - Así lo reflejan las estadísticas presentadas por Oxenford que señalan que en estos momentos en China hay 55 millones de computadoras, 4 por cada cien habitantes, y en Hong Kong 64 millones, frente a Argentina que cuenta con un total de 3 millones, menos de una por cada cien habitantes.

Por su parte, España, a pesar de su bajo índice de población, cuenta con un total de 12 millones de computadoras, lo que supone que de cada cien personas 29 cuentan con una máquina.

En América Latina, Brasil se sitúa a la cabeza con 21 millones de computadoras, once por cada cien habitantes, seguido por México con 14 millones, trece por cada cien habitantes; Chile, con dos millones y un catorce por ciento; Venezuela y Perú, con dos millones, nueve por cada cien, y por último Colombia, con 1.9 millones, lo que supone un cuatro por ciento.

Por otro lado, el que fuera fundador de la web DeRemate.com explicó que ``en Latinoamérica los picos más altos de conexión se dan al mediodía, frente a la noche que es cuando suelen darse en el resto del mundo, porque la mayoría de la gente se conecta a la red desde su trabajo para asuntos personales porque es cuando pueden acceder a la banda ancha, ya que aquí los Ejecutivos ponen barreras altísimas a la población para acceder a un ordenador y a la red''.

Oxenford señaló que en Argentina el 98 por ciento de la población no tiene banda ancha en sus hogares por su elevado costo.

En cuanto al acceso a internet en general, en América Latina accede el 16 por ciento de la población mientras que en España lo hace el 44.10 por ciento.

El empresario argentino destacó que Latinoamérica necesita una ''revolución tecnológica'' que aumente la productividad para poder incrementar sus riquezas y así poder situarse al nivel de algunos países europeos.