Muffin Knight: mejor que las magdalenas de tu abuela


MeneameDivúlgameDivobloggerGoogle BuzzFacebookTwitter

image

Llegué a Muffin Knight  como se suele llegar a muchas joyitas: por el boca a boca. Un amigo se lo recomendó a mi compañero de redacción Antonio y un día este vino poniéndolo por las nubes. -«Â¿En qué consiste?», le pregunté. -«Un caballero que tiene que ir cogiendo magdalenas», me respondió. -«Jaja, qué chorrada, qué cachondo», contesté yo… ¿Chorrada? ¿Cachondo? ¡Bendito seas, Antonio!

 

   Muffin Knight no es un título casual. Es sencillo y su dinámica se puede aprender en un momento pero tiene su curva de aprendizaje, su dificultad, su evolución de personajes… Es un arcade 100% que de hecho recuerda a muchos de la vieja escuela como Snow Bros, Parasol Star e incluso Donkey Kong. El diseño de niveles se asemeja al de estos ejemplos y la mecánica se explica rápido: tenemos que saltar para recoger magdalenas y atacar a los enemigos. Ni más, ni menos.

   A medida que vamos recogiendo magdalenas y derrotando enemigos, vamos adquiriendo puntos de experiencia y desbloqueando personajes que podemos controlar. Empezamos con el caballero magdalena y la lista de protagonistas se amplía hasta 16 (Más dos por llegar que se lanzarán mediante actualización).

   Los nuevos personajes son la salsa del título. Cada vez que cogemos una magdalena, el personaje cambia automáticamente, por lo que cambiamos constantemente en cuestión de segundos. La elección es completamente aleatoria, esa gran amiga de los juegos arcade. Como cada uno tiene un ataque distinto, nos obliga a acomodarnos constantemente y en cuestión de microsegundos, creando una variedad y un ritmo sorprendentes.

   El ataque de cada personaje tiene efectos, velocidad y trayectorias que difieren. El caballero dispara flechas, el mago tira rayos, el zombi eructa y vomita, el unicornio planta zurullos de arcoiris, la gata ninja lanza estrellas… Que esa es otra, los desarrolladores del título, Angry Mob Games, han demostrado que no solo son capaces de crear mecánicas entretenidas sino que además son unos cachondos mentales. Ya lo pudimos ver en otros títulos notables como Guerrilla Bob o Pocket RPG.

EVOLUCIONA TUS PERSONAJES

   Además de ganar nuevos personajes, nos entretenemos haciéndolos evolucionar con los puntos de experiencia. De esta forma, podemos conseguir mejores ataques o más vidas -al principio del juego palmamos al primer toque-. A medida que todo esto sucede, también vamos desbloqueando nuevos niveles hasta un máximo de 7 (habrá más mediante actualización), que nos obligan a movernos diferente y van aumentando en dificultad. Por supuesto, también nos obsequian con variedad visual y sonora puesto que tan pronto estamos en un castillo, como en un bosque o pasamos por un cementerio.

   Por tener, Muffin Knight tiene hasta buenos gráficos. Su desarrollo y diversión habrían permitido sencillos gráficos 2D. En lugar de eso, Angry Mob Games ha usado un competente motor gráfico 3D que permite que veamos sencillos pero al mismo tiempo vistosos escenarios y simpáticos personajes «cellshadineados».

   Para rematar el derroche de virtudes, Muffin Knight ofrece juego multijugador a través de Internet o mediante conexión local con otros dispositivos. De esta forma, varios amigos pueden competir para recoger magdalenas. Por supuesto, todo lo dicho junto se traduce en horas y horas de diversión.

  ¿El precio?   2,16 euros