Nintendo se juega su futuro con la Wii U


wii

Con 30 años de historia desde su primera consola hogareña y seis modelos de ellas en hogares de todo el mundo, Nintendo está listo para su próximo desafío: el lanzamiento de la Wii U.

La próxima consola del gigante japonés, que sale hoy a la venta, ha alimentado por meses las especulaciones de expertos en tecnología y analistas del mercado. Sobre todo, ha puesto a contar los días a la base de fanboys que siguen a la marca casi incondicionalmente.

Y esa lealtad se ha traducido en un buen pronóstico de ventas.

"Después de que revelamos los detalles del producto, en septiembre, hemos tenido buena respuesta de los distribuidores y ya se han agotado las órdenes de compra anticipada", le dijo a BBC Mundo Tiffany Cho, encargada de relaciones públicas de Nintendo.

Los esfuerzos apuntan a replicar el éxito de ventas de la Nintendo Wii, la consola anterior y la más vendida de su generación a nivel mundial, con casi 98 millones de unidades.

Si bien la Wii supuso una revolución en todos los terrenos, su éxito fue incluso una sorpresa para la propia Nintendo temerosa de como el mercado iba a recibir una consola que en cuanto a prestaciones técnicas era muy inferior a las futuras PS3 y Xbox 360.  Durante estos últimos años la casa japonesa ha explotado hasta la sociedad su formula “éxitosa”  que también viene aplicando a la Nintendo DS con constantes refritos de sus títulos de más éxito basados en personajes como Mario, Zelda o Pokemon.  Durante este tiempo, nuevos competidores han ido surgiendo en el mercado y si en el pasado fue SEGA quien se lo puso difícil con la “MegaDrive”  (Nintendo clásica) y después Sony con la primera playstaticon (que hundió las ventas de la Nintendo 64), en la actualidad millones de de personas juegan con sus tablets, smartphones y en redes sociales.

Es evidente que este cambio que se está produciendo en la sociedad ha influido en el retroceso que han experimentado las ventas de la Wii (un 34% menos) mientras han aumentado la venta de dos productos pensados exclusivamente par los amantes de los videojuegos en mayusculas, la PS3 y la Xbox 360.

Competencia difícil

Con un lanzamiento coincidente con la temporada navideña (y con el llamado Viernes Negro, día de grandes ofertas en tiendas de todo Estados Unidos), Nintendo corre con ventaja: no tendrá competencia a la vista al menos hasta finales de 2013, ya que ni Microsoft ni Sony tienen siquiera anunciadas sus próximas consolas.

Sin embargo, las condiciones del mercado no son las de 2006, cuando la Wii salió a la venta y colocó 40 millones de unidades sólo en Estados Unidos: la Xbox 360 y la PS3 la han dejado relegada en cuanto a calidad gráfica. La Wii U, con imágenes en alta definición (HD), buscará repuntar en ese terreno.

"La Wii siempre estuvo detrás como experiencia visual. Ahora se pone al nivel, pero sus competidores siguieron en carrera y habrá que ver si la mejora es suficiente cuando salgan las nuevas consolas rivales", le dijo Ini a BBC Mundo.

El GamePad, en tanto, ha generado reacciones mixtas: hay quienes consideran que es una apuesta a la novedad, mientras que otros sugieren que debería venir como un dispositivo opcional porque el contar con un nuevo componente de hardware en la caja afecta el precio de venta (US$299 a US$349), otra de las razones por las cuales Nintendo ha recibido críticas.

Sus competidores, en tanto, ya han experimentado con la doble pantalla o el crossplay-Sony con la Vita unida a la PS; Microsoft con la solución "SmartGlass"- y han avanzado en diseñar controles de movimiento.

"El hecho de que Sony tenga ''Move'' y Microsoft, ''Kinect'' pone a la Wii U en un escenario totalmente diferente a cuando salió su antecesora", comparó John Gaudosi, quien escribe sobre el mercado de videojuegos desde hace 20 años para revistas como Forbes y The Hollywood Reporter.

Tras los hardcore

Uno de los logros de la Wii fue crear nuevas audiencias en lugares donde pocos lo pensaban posible: hogares de ancianos, por ejemplo, donde la consola se usó para hacer ejercicio físico o convertir la Wii como centro de entretenimiento para el ocio familiar o entre amigos. ¿Cuantas celebraciones acababan jugando todos al tenis o pilotando a Mario en las alocadas carreras de Kart?

Esta apuesta por juegos altamente adictivos pero enfocados a un público más generalista, apartó a Nintendo de los llamados hardcore gamers, es decir los que se toman el asunto del videojuego en serio, y que acabaron comprando los productos de Microsoft y Sony que ofrecen unas experiencias de ocio de un nivel muy superior a la actual Wii.

Tambien deberá afrontar el reto de convencer a los actuales poseedores de tablets que una consola ofrece una experiencia mucho más atractiva. Este terreno es de vital importancia para la casa japonesa ya que millones de niños de todo el mundo se están adentrando en el mundo de los videojuegos a través de la iPad de sus padres y apenas reconocen a personajes que son claves para el éxito de la marca, como Mario o Pokemon.

"Aunque no puede compararse con la experiencia de jugar en consolas, todos los meses salen tabletas mejores y las distancias se acortan. A eso se suma que un juego para tabletas es sensiblemente más barato", comenta un experto a BBC Mundo.

Para sortear obstáculos, Nintendo apuesta a una premisa: ofrecer en la Wii U de todo y para todos.

Así, la lista de títulos disponibles se amplia lo suficiente para mantener contentos a los fanáticos de juegos clásicos, con un nuevo "Super Mario Bros", "Pikmin 3" y "Nintendo Land", y a la vez interesar a los gamers más avanzados y demandantes con "ZombiU" (el que más ha llamado la atención de los críticos), "Mass Effect 3" o "Assassin''s Creed III".

La compañía asegura haber prestado atención también a los pedidos de mejorar la experiencia en internet y ofrecerá el entorno "Miiverse" para integrar la consola con las redes sociales, aunque no todos confían en que pueda acortar la ventaja que le lleva Microsoft en este aspecto.

"No hemos anticipado mucha información sobre social gaming, pero es una cuestión que hemos cuidado muchísimo", reveló la ejecutiva Cho.

Según un informe publicado por "Forbes", Nintendo venderá 3,5 millones de Wii U antes de fin de año. Lo que marca un leve incremento respecto a lo que consiguió la Wii en su salida al mercado y podría ser un buen comienzo para recuperar terreno perdido.

Con información de BBC Mundo y redacción de Noticiasdot.com