Nokia traslada toda su producción a Asia y cerrará sus plantas en México y Europa


Nokia planea dejar de ensamblar teléfonos celulares en Europa y México a fines de 2012 y mudar esta operación a Asia, recortando con ello otros 4.000 empleos, en su medida más reciente para salvaguardar sus finanzas de la dura competencia en el sector de teléfonos multifunciones.

Nokia señaló que ha trasladado aceleradamente su ensamblaje de teléfonos celulares de Europa a Asia, donde tienen su sede la mayoría de proveedores de componentes. La compañía dijo, empero, que no cerraría las tres fábricas.

"El plan es enfocar el ensamblaje de producto en nuestras plantas en Asia donde tienen su sede la mayoría de nuestros proveedores, mientras que nuestras instalaciones en Salo, Komarom y (la ciudad mexicana de) Reynosa se enfocarán en aspectos de sistemas operativos relacionados al proceso de producción", dijo James Etheridge, vocero de Nokia.

Neil Mawston, de Strategy Analytics, dijo que la medida de Nokia "tiene sentido" y está en concordancia con lo que han hecho durante años los fabricantes de teléfonos celulares, como Samsung Electronics Co., Motorola Inc., y Sony Ericsson, los cuales tenían grandes plantas de ensamblaje en Europa.

El desplazamiento a Asia le permitiría a la compañía finlandesa introducir innovaciones al mercado más rápidamente y "a la postre ser más competitivo".

Esta decisión tiene relación con el plan de recorte de empleos, que este año sumará un nuevo episodio justamente en las plantas que la empresa tiene en México, Finlandia y Hungría conforme reorganiza sus operaciones globales de manufactura para competir mejor con teléfonos como el iPhone de Apple y los aparatos que utilizan el sistema operativo Android de Google.

Los despidos se suman los casi 10 mil empleados anunciados el año pasado.