Policía cierra el mayor portal privado P2P «OiNK»


OiNK-petitFuerzas policiales británicas y holandesas cerraron durante el día de ayer OiNK, un sitio que distribuía desde música a software antes de su lanzamiento al mercado. El responsable del sitio fue detenido por la policía.

Para quienes no lo conozcan, OiNK ha sido durante los últimos años el mayor «club privado» de descargas BitTorrent. A diferencia de otros portales abiertos a todo tipo de usuarios, en OiNK solamente se podía entrar por invitación y está no era fácil de conseguir.

Además, si el usuario resultaba conflictivo se le expulsaba inmediatamente y en ocasiones también al que lo había invitado a pertenecer a este club privado.

Sin embargo, su carácter restrictivo no significaba que solo entraran cuatro gatos. La red la conformaban unos 180.000 usuarios.

Aunque no unos cualquiera. Bloguers famosos, responsables y moderadores de foros muy visitados, etc… Una de las condiciones para ser miembro de este selecto club era aportar tus propias fuentes musicales.

oink.cd

 

Durante dos años, OiNK ha sido una de las grandes mecas de esa Internet paralela a la oficial y pertenecer a este club tenia sus ventajas. Entrar en OiNK era garantía de tener los discos o incluso el nuevo sistema operativo Leopard de Apple antes de que salieran al mercado.

A las pocas horas de estar en OiNK esos ficheros eran subidos a otras redes o distribuidos en foros online.

Investigación conjunta

La acción contra este sitio ha sido promovida por la IFPI (la Asociación internacional de la industria discográfica) junto a la BPI (la sección británica) de esta organización.

La investigación se inició tras descubrir las discográficas que sus obras estaban antes en las redes P2P que en los comercios. En concreto unos 60 álbumes fueron prelanzados anticipadamente en OiNK antes de ser distribuidos comercialmente durante el pasado año.

Según fuentes de la investigación, tras el portal se encontraba un joven de 24 años que estaba dedicado al portal. Sus ingresos provenían de las donaciones que hacían los miembros del club a través de Paypal. Los servidores, intervenidos por la policía, se encontraban en un datacenter de Holanda.

La industria discográfica considera que este selecto club era una de las cabezas de la cadena de distribución de música pirateada a través de Internet.

Jeremy Banks, director de la unidad anti piratería en Internet de IFPI, dijo: «OiNK era vital para la distribución ilegal de pre lanzamientos de música online. Este no era un caso de amigos intercambiando música por placer. Se trataba de una red mundial que se dedicaba a apropiarse de música sin ser el propietario de sus derechos y ponerla a disposición en la red. Esta operación fue un clásico ejemplo de cómo la industria de la música puede trabajar en conjunto con las fuerzas públicas para probar que las operaciones ilegales que tienen lugar en Internet no están exentas de ser detectadas y castigadas».