¡Que inventen ellos!


microsoft-UE-petitLa famosa frase que fue famosa en España hace ya muchos años parece haberse convertido en una norma para la Comisaría de la Competencia europea, aunque solamente cuando nos referimos a Microsoft

Angel Cortés – Neelie Kroes ha venido culpando a Microsoft en los últimos años de todos los males habidos y por haber del «retraso tecnológico en la innovación».

La Comisaría, una ardua enemiga de Microsoft, considera que esta compañía es un obstáculo a la innovación y al desarrollo de una industria competitiva. Kroes parece desconocer que hoy los usuarios tienen en su mano un amplio abanico de posibilidades en sistemas operativos: Mac OSX, Linux en sus distintas versiones, e incluso en el terreno más empresarial BSD y UNIX.

Es cierto que Microsoft ha invertido miles de millones en marketing pero también un buen fajo en el desarrollo y mejora de sus productos, principalmente en un terreno que para los usuarios es fundamental: la usabilidad y la compatibilidad con los miles de dispositivos que hoy se encuentran en el mercado.

Una usabilidad y compatibilidad, que salvo en Mac OS, es difícil de encontrar en otros productos del mercado y que hacen que finalmente el usuario se decante hacía el de Microsoft.

Otra realidad es que cada vez más el ordenador es un centro de ocio para el hogar. Así lo han entendido los consumidores, pero la señora Kroes sigue empeñada en decirnos que NO, que el sistema operativo debe venir pelado de origen para que así el consumidor se vea obligado a ir comprando piezas y componentes hasta poder disponer de aquello que el realmente desea.

Nos dice Kroes que su lucha contra Microsoft beneficia a los consumidores. No se lo cree ni ella. Si hoy Windows Media es gratis o si el sistema operativo me ofrece gratuitamente una solución de seguridad básica… los consumidores nos ahorramos un montón de dinero, precisamente ese montón que desea Kroes que nos gastemos en otros productos.

Pero, sin duda, lo más absurdo de Kroes es su defensa a que Microsoft ceda a sus competidores el fruto de sus años de desarrollo e inversión y sin condiciones. Pero, señora ¿no habíamos quedado que Microsoft era un obstáculo y que no aportaba nada?

Kroes, dice…»la industria me apoya en estas pretensiones» y no le falta razón. ¿Porque invertir miles de millones en desarrollar nuevos interfaces, protocolos o patentes si podemos conseguir que Microsoft nos los ceda gratuitamente?

¡Que invente Microsoft y nos regale sus desarrollos!, podría ser el lema de Kroes y sus aliados.

Dentro de poco, podrá pedir a Coca Cola que haga publico el uso de su formula porque ninguno de sus competidores han conseguido copiar ese sabor que les caracteriza o seguramente considerará que la acusación contra McLaren por espiar modelos de Ferrari es un contrasentido. Y es que es lógico, si Ferrari ha mejorado sus automóviles porque debe ocultar esa información, lo lógico es que este obligado a comunicarlo a sus competidores para que así la competición sea más justa.