Radios online convocan jornada de silencio para el 26 de junio


Millares de radios online de los EEUU cerrarán sus emisiones el próximo martes en protesta por el nuevo canon que les quiere imponer la industria discográfica.

El pago de royalties o licencias para emisión de música es una de los grandes handicaps que deben afrontar las emisoras online. La industria discográfica ha conseguido que el organismo regulador de derechos de autor haya adoptado un nuevo sistema que conllevará el cierre y bancarrota de esas emisoras.

Las emisoras deberán afrontar un pago retroactivo de las canciones emitidas en los últimos 17 meses más un nuevo canon a partir del próximo 15 de julio que hace imposible la sostenebilidad de las empresas.

En concreto y a partir de esa fecha, deberán pagar 0,08 centavos por cada canción emitida multiplicada por el número de oyentes. Esta cantidad se irá aumentando paulatinamente hasta los 0,19 centavos en el 2010.

La muerte de la radio online

Las emisoras agrupadas en la coalición SaveNetRadio consideran que de aplicarse estas nuevas licencias las empresas deberán cerrar definitivamente sus emisiones. «pagaremos hasta cuatro veces más que las que emiten por satélite», se quejan amargamente.

Y no solo eso. Promotores de esas emisoras creen que las nuevas tasas solamente benefician a los grandes grupos multimedia que ven peligrar su predominio en las ondas por la radio online. Esas grandes emisoras son propietarias a la vez de discográficas, distribuidoras… por lo que parte de lo que paguen quedará en la misma casa.

Además son las que más se benefician de la publicidad y también de los acuerdos con discográficas para la promoción y descuentos por licencias.

Radios Universales, no gracias

Los promotores de las radios online no son ajenos a los «otros» riesgos a los que se enfrentan. La complejidad en la regulación de los derechos de autor obliga a que estos alcancen acuerdos con entidades nacionales que gestionan esos derechos so pena de verse demandados.

Algunas de las grandes, como Pandora, decidieron cerrar el acceso a la emisora a aquellos usuarios que provinieran de otros países. Era más fácil eso que negociar con centenares de organismos nacionales cada uno con sus propias tasas y exigencias.

Por el momento esta será la segunda batalla que deberán librar, eso sí, sí consiguen sobrevivir a la factura que les puede suponer el pago de las nuevas tasas estadounidenses.