RoomAlive: El proyecto de Microsoft para convertir una habitación en un juego interactivo


RoomAlive

El desarrollo de Microsoft Research, heredero del proyecto "IllumiRoom", proyecta la acción en las murallas, permitiendo participar en la acción sin usar un control.

 

A comienzos de 2013, durante la feria CES, Microsoft mostró el proyecto "IllumiRoom", un desarrollo de Microsoft Research que buscaba aumentar la experiencia de los videojuegos, proyectando una extensión de ellos en las murallas de una habitación. Aunque la iniciativa nunca llegó a mercado, Microsoft presentó la segunda versión del concepto, bautizada como "RoomAlive".

Como lo dice su nombre, el nuevo proyecto de Microsoft Research (a cargo del mismo equipo detrás de IllumiRoom) tiene como objetivo darle vida a una habitación, volviéndola un verdadero escenario para un videojuego.

El desarrollo elimina el televisor, proyectando el juego en toda la habitación (murallas, pisos y muebles) usando una serie de proyectores que, juntos, muestran una imagen continua y panorámica.

RoomAlive usa sensores Kinect para determinar la posición del usuario, los muebles y mapear el entorno, ajustando la imagen para las dimensiones del lugar. De hecho, Microsoft Research propone la creación de una unidad llamada "Procam" y que, en términos concretos, es la mezcla de un proyector de bajo costo y un sensor Kinect de primera generación. Al menos en la demostración inicial, RoomAlive usa seis Procam, instalados en el techo.

Microsoft asegura que el sistema requiere una instalación sencilla y es capaz de calibrarse automáticamente, identificando por sí solo dónde está el piso y diferenciándolo de un muro, por ejemplo.

Esto permite que el usuario sólo se dedique a jugar. Por ahora, las "experiencias" de demostración incluyen un juego donde se tiene que perseguir y golpear a una criatura por las murallas, otra donde se controla a un personaje con un control para eliminar un grupo de robots y una última donde se debe circular por la pieza, evitando unas trampas que, al explotar, hacen que el sistema proyecte sangre sobre el cuerpo del usuario.

Por ahora RoomAlive es sólo un proyecto de investigación y no hay planes para comercializarlo. El equipo detrás del desarrollo indicó que espera que la tecnología baje de costo y disminuya su tamaño, para acercar el concepto a un público masivo.