Samsung quiere todos sus móviles con sensores biométricos


samsung-moviles

La compañía podría introducir sistemas de reconocimiento de iris en sus terminales de gama alta y más tarde en las gamas inferiores.

Samsung quiere añadir sensores biométricos a todos sus teléfonos inteligentes, no únicamente a los de gama alta. El último de este segmento, Galaxy S5, incorpora un lector de huella dactilar con el que es posible desbloquear el dispositivo o hasta confirmar pagos mediante PayPal. Según aseguró el vicepresidente senior de la compañía, Rhee In-jong, próximamente llegarán nuevos sistemas y pronto estarán disponibles en más modelos, incluidos los más económicos.

Además, el directivo dio pistas sobre la dirección que puede tomar la compañía con los nuevos sensores. En concreto, podrían pasarse a la tecnología de reconocimiento de iris, algo que se llegó a rumorear podría incorporar la generación actual.

Esta tecnología llegaría primero a los terminales de gama alta y con el paso del tiempo terminaría por aterrizar en gamas más bajas. En principio, serviría para añadir unanueva capa de seguridad que podría resultar más práctica que los lectores de huellas dactilares. Actualmente dos de los pesos pesados del sector incluyen esta tecnología: iPhone 5s y Galaxy S5. Sin embargo, funciona bastante mejor en el teléfono de Apple.

Lo que no está claro es si los primeros terminales con reconocimiento de iris llegarán este mismo año o habrá que esperar como poco al Galaxy S6. Samsung todavía tiene por delante al menos una presentación de peso, la del sucesor del Galaxy Note 3, y podría dar la sorpresa, pero añadiría un nuevo aspecto diferenciador entre ambos dispositivos, más allá del tamaño.

En cualquier caso, parece evidente que la firma coreana está tratando de tomar el relevo deBlackBerry como solución para entornos corporativos. Hasta hace unos años los canadienses eran la firma preferida en este sector por su mezcla de seguridad y comodidad, pero ahora están al borde de la desaparición.

Samsung desarrolla software para mejorar la seguridad de sus terminales (Knox, por ejemplo, ya está instalado en 87 millones de dispositivos, aunque solo 1,8 millones lo utilizan de forma activa) y recientemente ha comenzado a incluir medidas adicionales de seguridad por hardware, como son estos sensores biométricos. Esto, unido a un catálogo mucho más amplio, hace que tenga cierta ventaja sobre Apple en este terreno