Solamente 140 farmacias españolas tienen presencia online


salud-petitFarmacéuticos españoles claman al cielo por la presencia de miles de sitios online que venden productos relacionados con la salud. La gran mayoría de estos portales son fraudulentos y relacionados con la venta de productos falsificados o caducados.

Poco o nada hacen para revertir esta situación salvo exigir a las administraciones el cierre de esos lugares y es que a pesar de que en España existen miles de oficina de farmacia solamente 140 de ellas tienen presencia online.

Además, de las 140 que podemos encontrar en la red solamente unas 20 venden productos directamente, las otras son simple escaparates que ofrecen pocos servicios e información, y únicamente una veintena dispone de servicio de venta de productos. Una situación muy similar a la que ocurre en otros países europeos, donde los profesionales de salud siguen viviendo de espaldas a Internet.

Diego Marro, farmacéutico comunitario es el responsable de una de las pocas páginas web que ofrecen a sus visitantes desde información sanitaria a todo tipo de productos relacionados con la salud. Este profesional es también vicepresidente de la Sociedad Internacional de Formulación Magistral (ISPhC) y todo un experto en lo que significa el uso de las tecnologías de la información para informar a la ciudadanos sobre los problemas relacionados con la salud.. En su opinión, en un momento en que la población utiliza la red para informarse sobre salud, «no habría que perder la oportunidad que supone el hecho de que la farmacia sea un lugar de referencia y la puerta de entrada al sistema sanitario».

saludeinternetLa función básica de la web de su farmacia online es establecerse como un medio de comunicación más con el usuario, y con este objetivo dispone de tres áreas: un espacio de salud, la de Atención Farmacéutica y la de Formulación Magistral. La primera permite la venta de productos, la realización de pedidos y ofertar productos de cosmética propia. Por otro lado, la web sirve como refuerzo al servicio de Atención Farmacéutica, a través de la realización de consultas, y tiene previsto incluir una guía de automedicación responsable mediante la que se harán sugerencias sobre el tratamiento de síntomas menores. En cuanto a la Formulación Magistral, permite informar no sólo al paciente, sino también a los prescriptores, y comunicarse también con otras farmacias, para la formulación a terceros. Para Ponsa, las funciones principales de una página web pasan por la mejora de la imagen de la farmacia, la promoción de servicios y productos, la potenciación de la comunicación con el paciente y otros profesionales y facilitar la atención.
Internet como vía para vender productos de momento no es una opción por la que se apueste demasiado, sobre todo porque la calidad y proximidad de las oficinas de farmacia lo hacen innecesario y porque es muy difícil competir con la atención personalizada, explica en una entrevista a la publicación especializada “websalud.com”.

Nuevas Oportunidades

El responsable de proyectos Internet del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona explica a esta misma publicación que el hecho de Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios abra la puerta a la venta electrónica de medicamentos sin receta debería aumentar el interés de los farmacéuticos por crear sus propias webs. Para preparar a sus asociados a este nuevo marco legal, la organización colegial ha puesto en marcha talleres para enseñar a los profesionales de salud a crear y mantener webs sencillas así como una herramienta que permite construir webs de forma automática.

Tras ser auditadas, todas tendrán la acreditación de calidad del COFB, que «garantiza a los ciudadanos que el responsable de la web es un colegiado farmacéutico, profesional con experiencia y propietario de una oficina de farmacia, y que cumple con los requisitos legales establecidos», apunta Montserrat Ponsa, jefa de proyectos de Internet del COFB