Steve Wozniak: “la pasión es lo que mueve a Apple”


 

image

Tras un año de la muerte de Steve Jobs, el 5 de octubre de 2011, la pregunta que se impone es cuánto tiempo durará el auge de Apple. Para el cofundador de la empresa, Steve Wozniak, puede ser que la compañía decaiga en algún momento, pero no por la ausencia de Jobs.

Agencias - Según "Woz", ni los "fiascos" recientes de Apple dañaron la imagen que conserva el público de la marca. "Es la pasión que la mueve (Apple), y esa pasión está más fuerte que nunca", dijo el dirigente a Terra.

"Aún veo, por ejemplo, el gran entusiasmo de los jóvenes buscando empleo en las tiendas de Apple", dijo Wozniak durante una entrevista concedida a Terra, mientras estaba en Australia, donde se reunió con los admiradores de la empresa, que hacían fila por el debut del iPhone 5.

"Algunas personas miran las deficiencias (en productos recientes) y dicen que Jobs nunca las dejaría pasar. En realidad, muchas otras fallas llegaron al mercado en el pasado", observó Wozniak.

 

La excelencia sigue alta

Durante el último desafío de la empresa, la presentación mundial del iPhone 5, el grande destaque fueron las nuevas tecnologías, como el LTE, y una pantalla más grande. El problema fue la sustitución de Google Maps por una herramienta propia en el sistema operacional del aparato.

La nueva aplicación presentó errores de ubicación que repercutieron en internet. Como recuerda Wozniak, Jobs también tuvo que enfrentar sus "crisis", como las críticas hacia la falta de Flash en los primeros modelos del iPhone y el bug en la recepción de la señal, conocido como "antennagate" en el iPhone 4.

Pese a estar de acuerdo con que el lanzamiento de la herramienta de mapas no fue la mejor decisión, Wozniak no considera que este desliz sea tan fuerte como para perjudicar el legado dejado por Jobs.

"Los productos (de Apple) representan lo que hay mejor en contenido y acabado visual actualmente, así como en los últimos años", opinó Wozniak.

Según el cofundador, aquella Apple de un solo producto en los años 1980, con el Macintosh, ahora está más fuerte y diversificada.

"Si un producto sufre, nosotros podemos recuperarnos con base en la renta y lucros de otros sectores. Tenemos computadoras, laptops, iTunes, iPods, venta al por menos, tiendas online, iPhones, iPads¿ Además, tenemos una fuerte cultura de innovación, que es bien comprendida no apenas por los que están en el control, sino también por nuestros consumidores", justificó Wozniak en un foro del sitio Slashdot.

El ingeniero de 62 años cree que Apple debe poner atención al llamado periodo "preiMac", cuando la empresa "recalentaba" sus productos en vez de "sorprender a las personas con nuevas categorías".

"Para mi, Apple también pudo haber decaído con Jobs. Entonces, no se deben sacar conclusiones (sobre la actual gestión). Eso no es constructivo para Apple", aseguró Wozniak.

"Y como no estoy 'dentro' de Apple, no hago idea si los factores de gerencia y motivación cambiaron mucho", completó el cofundador durante la entrevista concedida a Terra.

El lado amargo de Jobs

Jobs era conocido como alguien que podía ser insensible, sarcástico y hasta cruel con sus empleados. El propio Wozniak conoció ese lado del exCEO de la compañía estadounidense.

Tras un grave accidente en el que perdió la memoria, dejo la compañía en 1985 en el mismo periodo que Jobs fue despedido por sus desavenencias con la cupula directiva que él mismo había llevado a la empresa. Ambos emprendieron caminos distintos, Jobs se embarcó en la creación de NeXT mientras “Woz” puso en marcha una empresa de mandos a distancia universales.

La opinión de “Woz” en todo lo que sucede en torno a Apple es muy importante.   Defensor del software y conocimiento libre, ha defendido el derecho de los consumidores a “hackear” el iPhone y muchos han intentado convertirlo en un “enemigo” de la compañía enfrentándolo con Jobs por sus conflictos pasados o distintos puntos de vista. Sin embargo, “Woz” se conforma con el papel de “niño díscolo” pero nunca como oponente a la marca que creó junto a Jobs.

"Steve y yo no éramos tan cercanos. Personalmente, nuestros sentimientos hacia uno al otro siempre fueron próximos y respetuosos. Steve era un gran líder con el poder de transformar la vida. Yo era un gran ingeniero que tomó desde muy temprano la decisión de no ponerme en su camino, o en el de nadie, sino hacer lo que yo hacía mejor", concluyó Wozniak