Surface Pro, el tablet con Windows 8, llega al mercado con muchas criticas negativas


Microsoft-Surface-Pro

Expertos del sector tecnologico no entienden que mercado pretende conquistar Microsoft con este hibrido entre tablet y portátil.

Tal como ya había anunciado Microsoft, este sábado se estrenó en los EEUU el nuevo Surface Pro, el tablet diseñado y fabricado por la multinacional que viene con Windows 8.

Surface Pro, es el hermano mayor de la Surface que fue lanzada el pasado año y que operaba bajo una versión de Windows desarrollada expresamente para ese equipo, la Windows RT.  En principio este dispositivo iba destinado a competir directamente con el iPad y tablets Android, pero su elevado precio y la falta de software compatible trajo como consecuencia unas ventas muy por debajo de lo esperado. El nuevo Surface Pro no tiene ese problema, es compatible con todo el software desarrollado para Windows 8 y 7, pero los expertos consideran que por el momento es más un intento que un dispositivo con posibilidades de convertirse en un éxito de ventas.

La Surface Pro, disponible en versiones de 64 y 128 gigabytes, ambas con conexión sólo wifi, se vende desde 899 dólares, sin contar un teclado de 120 dólares. Eso supone 200 dólares más que un iPad equivalente y está más cerca de los 999 dólares que cuesta el portátil MacBook Air de 65 GB.

El primer inconveniente detectado por los expertos es su tamaño, el segundo el peso, el tercero, y no menos importante, la duración de la batería y por último el precio del dispositivo.

«Surface Pro tiene algunas desventajas significativas, especialmente como tableta (…) Es demasiado pesada y cara y necesita demasiada energía para superar a la tableta líder, el iPad grande de Apple. También es demasiado difícil de utilizar en el regazo. Es un poco como (…) una tableta de compromiso y un portátil de compromiso», escribió Walt Mossberg, del blog All Things D, reconociendo sin embargo que el equipo es compatible con las aplicaciones de Windows 8 y su funcionamiento es rápido.

Mossberg señaló que este dispositivo aguantó menos de cuatro horas en su prueba estándar de batería, la mitad que un iPad. También expresó sus dudas sobre la memoria utilizable de la versión de 64 GB.

«La Pro es definitivamente más ágil y más ‘resultadora’», escribió Mary Jo Foley en el blog de tecnología ZDNet.

Sin embargo, añadió: «Sigo dándole vueltas a quién espera Microsoft que compre la Surface Pro. No es tan buena como tableta, en términos de peso y batería, como la Surface RT. Pero tampoco es tan buen ordenador con Windows 8 como otros dispositivos (…) en precios más bajos con mejor batería y otras funciones».

Steve Kovach, de Business Insider, elogió las características del dispositivo pero no la experiencia en su conjunto.

David Pierce, de la web de tecnología The Verge, señaló la alta calidad de la pantalla, su rápido tiempo de inicio, el puerto USB y un puntero sensible a la presión.

Pero criticó la falta de un paquete de aplicaciones Office, que tiene que comprarse aparte y su incomodidad general.

«Es demasiado grande, demasiado gorda y demasiado dependiente de su cable para ser una tableta competitiva, y es demasiado inmutable para hacer todo lo que tiene que hacer un portátil. En su campaña por ser ambas, la Surface no es ninguna en realidad», afirmó.