Telecom Italia no se fusionará con Telefónica.


telecom-italiaSocios pero no amigos, así podíamos definir la particular relación de Telefónica con sus compañeros de viaje en Italia.

Telecom sigue sin definir cual es su futuro. Los mismos accionistas que pactaron con Telefónica su entrada en la empresa hoy son los primeros en evitar que esta aumente su poder en la operadora.

Telefónica llegó a Telecom como un mal menor. El anterior gobierno de Prodi buscó frenéticamente una «solución italiana» aunque no consiguió el apoyo de los grandes grupos ante la difícil y complicada situación del grupo, en el pasado uno de los buques insignia, junto con Olivetti, del poderío tecnológico italiano.

Hoy ambas, Telecom y Olivetti, están unidas en una compleja maraña accionarial tan complicada como el futuro de la operadora.

Telefónica entró por la puerta falsa tras saberse que Carlos Slim tenía en su agenda la compra de Telecom.

Los socios financieros locales pactaron con la empresa española su presencia limitada para evitar la llegada de Slim, que tenía claro que la primera tarea seria poner patas arriba a la compañía, reestructurar su plantilla y sanear la economía.

Doce meses después el pacto que condujo a Telefónica a Telecom Italia se quiebra tanto como la del Gobierno que estalló en mil pedazos.

Los socios financieros italianos no quieren que Telefónica aumente su parcela de poder mientras culpan a esta de sus propios problemas. A Telefónica, ya le va bien ese papel al haber apuntalado a largo plazo su inversión en Italia y consciente de que ya le llegará su momento.

En la junta de accionistas celebrada hoy, los directivos presentaron un plan de reestructuración basado en la reducción del dividendo y la venta de sus filiales no lucrativas.

Más de lo mismo, opinaron los accionistas que siguen observando como el valor de la acción en lugar de aumentar sigue cayendo en picado y en marzo alcanzaba todo un récord, el del valor más bajo en los últimos 10 años.

Las otras soluciones

Esta nueva apuesta para el futuro, presentada por el holding Telco con el 24,5% del capital fue la aprobada pero sin entusiasmo.

Una buena parte de los accionistas piden una revisión del pacto inicial que dio la mayoría a este holding de cara a favorecer un mayor peso de Telefónica.

La familia Fossati, por ejemplo, es de la opinión que la estrategia de la operadora debería pasar por fusionarse con Telefónica antes del 2011. Y esta familia controla el 4,45 del capital.

Una fusión de la que no quieren ni oír hablar los socios de la española ni esta por el momento.

El presidente de Telefónica es consciente de que un plan que preveyese una fusión sería un mal negocio para sus negocios en Brasil y Argentina, donde se comprometió a no interferir en la gestión de la operadora italiana.

También plantean una ampliación del capital de cara a consolidar su futuro. Algo del que tampoco quieren saber nada.

Como resaltó el Presidente de la operadora, Gabriele Galateri di Genova en la asamblea general, el futuro pasa por «un plan industrial realista y el regreso a un sólido desarrollo», rechazando cualquier proyecto de fusión con Telefónica y un aumento de capital

[tags]Telecom Italia, Telefónica, Telecomunicaciones Italia[/tags]