Una multitud llena la inauguración del 49 Show Internacional de Yates y barcos en Miami


Imagen

Más de 1,500 embarcaciones –desde simples inflables hasta superyates– esperaban ayer a los compradores en la inauguración del 49 International Boat Show de Fort Lauderdale.

Pese a que los organizadores habían pronosticado una disminución del 10 por ciento en la asistencia debido al debilitamiento de la economía, había toda una multitud recorriendo los muelles, aunque la mayoría estaba mirando, no comprando.

Neal y Maura Mitchhell, de Lighthouse Point, dijeron haber ido a mirar, no a comprar. »Vamos a dar vueltas y a soñar un poco, pero probablemente no compremos nada porque las cosas están malas este año», dijo Neal Mitchell.

Pero había verdaderas gangas.

En la sección del Boater’s World, Tom Markey, gerente de ventas para la Costa del Este deZodiac Marine, dijo que las ventas en su concesionario de Pompana Beach había caído verticalmente. Markey generalmente hace unas 80 ventas en el show. Este año, dijo, «sería magnífico si pudiera vender 25».

Había alrededor de una docena de Zodiacs en exhibición pero no era fácil encontrar compradores por lo que Markey había recurido a las rebajas en las embarcaciones, cuyos precios oscilan entre $661 y $107,000. »Hemos bajado los precios sustancialmente», dijo.

Quin Ducharme, que vino con su esposa Christine desde Lafayette, La., estaba entre los que estaban a la caza de gangas. »En estos momentos, el mercado de embarcaciones está blando, muy blando», dijo. «Los precios están bajando; las compañías no están financiando. Esta gente se está muriendo de hambre».

Pero dijo que su deseo de una nueva embarcación pudiera verse complicado por qué hacer con su yate actual: «Tengo un Voyager de 59 pies y ahora no puedo regalarlo».

Concesionarios más ricos también se estaban sintiendo la presión. »Si pudiéramos vender cinco yates sería un milagro», dijo Troy Raszka, un director de mercadeo de Lazzara Yatchs. Lazzara, radicado en Tampa, trajo al show un salón de ventas flotante de tres pisos. Allí los potenciales compradores pueden chequear los detalles específicos de los ocho superyates de la compañía, que cuestan entre $4 millones y $10 millones y estaban anclados afuera.

Para los que quieren una nueva embarcación, pagar por ella no será tan fácil como lo era hace sólo unos meses. Allan Baum, vicepresidente del comisionista hipotecario Elite Financial, radicado en Fort Lauderdale, dijo estar haciendo muchos menos negocios desde julio.

Baum, que típicamente financia las compras de yates que cuestan entre $100,000 y $1 millón, dijo que las embarcacines más caras eran las que todavía se estaban vendiendo. «El mercado de los pequeños –de 20 a 25 pies– está muerto. Pero no se pueden regalar».

Pese a la contracción del crédito, Baun dijo que todavía había financiamiento para compradores calificados. »Tengo bancos que están prestando», dijo, añadiendo que estaba ofreciendo una tasa de interés fija de 6.65 por ciento a todos los que calificaran.

Había signos positivos. Los organizadores dijeron que había un leve alza de las tarifas de inscripción, y que las ventas de boletos en internet subieron.

»Estoy asombrado por la magnitud de la asistencia», comentó Dane Graziano, director operativo del productor del show, Show Management. «Las colas están tan largas como siempre. Es una buena señal».

[tags]Miami,Yates[/tags]