Weber ha recaudado decenas de millones de euros en su concurso


7-maravillas-dinero-petitCon una sabia mezcla de los Oscar, Miss Universo y Gran Hermano combinados con la mayor votación de la historia de Internet, unos pellizcos de cultura y mucho interés por parte de las distintas administraciones nacionales y locales en promocionar sus parajes como destinos turísticos, el empresario suizo Bernard Weber ha logrado recaudar decenas de millones en todo el mundo

El pasado sábado, día 7 de julio, millones de personas en todo el planeta se agolparon frente al TV para seguir en directo, no un partido de fútbol, sino la proclamación de las 7 maravillas del mundo.

170 cadenas de todo el mundo emitieron el show alcanzando una audiencia potencial de 1.600 millones de personas.

El empresario suizo no revelo la cantidad que cobró de la emisora portuguesa por los derechos de emisión, aunque si se sabe que esta los consiguió en una puja internacional en la que tuvo que enfrontarse a otros gigantes televisivos.

Entradas a 55 y 165 euros

La gala también supuso otro gran beneficio para los organizadores.

El estadio del Benfica acogió a 60.000 espectadores que pagaron entre 55 y 165 para vivir en directo ese momento histórico y ver a artistas como Jennifer López, Chaka Khan, José Carreras o Joaquín Cortés, entre otros muchos más. Se calcula que la Fundación ingresará solamente por venta de entradas unos 6,730 millones de euros. Aunque no todo serán beneficios ya que deberá descontar el alquiler del estadio, los espectáculos y toda la organización del evento.

La votación

La Fundación promovida por Weber, dijo ayer que esta había sido la votación más grande en la historia de la humanidad.

En total votaron unos 100 millones de personas. Un gran número lo hicieron a través de Internet pero la inmensa mayoría mandaron un SMS para emitir su voto, principalmente en aquellos países donde el acceso a la red es aún «cosa de privilegiados».

La organización no emitió ningún comunicado sobre cual es el dinero que ha acumulado durante todo el periodo de votaciones y gracias a los mensajes de textos ni tampoco por la venta de merchandising o certificaciones de voto.

Y es que si bien la votación online era gratuita, el internauta podía comprar un certificado de voto por «solamente 2 dólares».

En México, uno de los países que fue agraciado en la elección, se calcula que los ciudadanos habrán gastado unos 22.500.000 pesos (1,5 millones de euros) en la mensajes SMS, aumentando a 105 millones de pesos (7,1 millones de euros) el total del gasto del país si sumamos los SMS, la compra de merchandising y certificado de voto.

Además, la administración invirtió 1 millón de dólares en una campaña promocional pidiendo el voto para su monumento.

¿Ganancias?

Una portavoz de la Fundación dijo días antes de la gran gala que por el momento la Fundación no había sumado beneficios a pesar del éxito del evento.

La Fundación, añadió, había invertido 10 millones de euros en publicidad y actos promociónales entre los que se incluía la organización de la gran gala del pasado sábado.

Por el momento y desmintiendo algunas informaciones que en los últimos días han circulado por la red, solamente se destinará el 50% de los ingresos derivados de la venta de la señal televisiva a la reconstrucción del monumento destruido por los Talibanes en Afganistán. El resto del beneficio, que podría ascender a decenas de millones de euros se desconoce a donde ira a parar.

Lamentablemente, los ciudadanos de esa gran comunidad global que es hoy el planeta se han visto inmersos en una gran operación publicitaria comercial que han sufragado con su propio dinero. Esperamos que al menos la Fundación tenga el decoro de presentar los números de todo este montaje y que explique abiertamente en que y en como se va a gastar ese dinero que han recaudado.