Youtube no hubiera encontrado inversores en España


dotcom-petitEudald Domenech, consejero delegado de TechFoundries, y Anil de Mello, director de Mobuzz, advierten de la llegada de la TV 2.0, mezcla de Internet y televisión

Hace un año exactamente renacía en España el foro de encuentro entre emprendedores y capital riesgo First Tuesday, aprovechando así el momento oportuno que vivía el sector tecnológico para relanzar la iniciativa.

Para soplar la primera vela del encuentro, Eudald Doménech y Anil de Mello, reputados emprendedores en el sector de las nuevas tecnologías, explicaron durante el encuentro First Tuesday del pasado martes en Barcelona, las nuevas sinergias entre la televisión e Internet. Se consiguió así dos puntos de vista diferentes, ya que Doménech ostenta MediaXpress Digital, un videoclub online, además de la plataforma PVR (Personal Video Recorder) InOut TV, y Anil ofrece una nueva propuesta de televisión 2.0., mezcla de programación tradicional, comunidad online y blogs.

eudald-domenechSegún Doménech, a diferencia de lo que pasa con la televisión, con Internet ya no hay limitaciones en cuanto a número de programas concurrentes ni es necesario la solicitud de permisos para hacerse con una licencia de uso de espectro radioeléctrico, lo que está permitiendo la llegada de nuevas propuestas de ocio personalizadas. Ha especificado también que Youtube, junto a una infinidad de iniciativas audiovisuales en formato video podcast, le está quitando espectadores a la televisión. Del mismo modo, durante 2006 en los EUA, el PVR (Personal Video Recording) ha alcanzo un 17% de penetración propiciando una reducción significativa de la eficacia de las campañas publicitarias televisivas ya que los usuarios que disponen del dispositivo se «saltan» sistemáticamente todos los bloques publicitarios de sus grabaciones. Con todo, 7.000 millones de dólares (7% del mercado publicitario estadounidense) ha migrado a medios interactivos. En nuestro país, la publicidad en televisión asciende a 3.000 millones de euros al año, con lo que estas nuevas posibilidades que nos aporta la TV 2.0 y los dispositivos como el PVR que ayudan a consumir mejor los ya existentes, se otean grandes posibilidades de negocio para las nuevas iniciativas.

Por consiguiente, es cierto que cada vez son más latentes las interacciones y los intercambios existentes entre Internet y la televisión. Un ejemplo sería la serie The Office, que después de haber sido rechazada por la BBC por no alcanzar el share esperado, acabó teniendo tal éxito en la red que la cadena inglesa solicitó a posteriori su retransmisión por la televisión. Y es que en el momento en el que un contenido de televisión no supera el 18% de share y cae de la parrilla de emisión, Internet deviene como una plataforma alternativa de difusión para audiencias no tan populares.

Ciertamente, cuando se habla de televisión hay que matizar que este medio también ha evolucionado mucho ofreciendo varias posibilidades de televisión diferente así como contenidos cada vez más segmentados a los espectadores. En general, la media que le dedicamos en España hoy en día a este medio es de 3 horas y media, sin embargo sólo el 25% de los españoles está interesado en la televisión de pago, mientras que el 100% de los españoles están interesados en contenidos gratis y afines a sus gustos y preferencias a pesar de incorporar anuncios obligatorios.

anil-de-melloTal y como ha comentado Anil de Mello en el encuentro, el contenido de la televisión se está transformando de push a pull. A este respecto, Doménech añade que cada vez más las propuestas que triunfarán serán las que planteen soluciones que resulten convenientes, fáciles de manejar vía un único mando a distancia y útiles para el usuario. Es evidente que los 135 M de descargas ilegales reportadas por la FAP (Federación Anti Piratería) durante 2006 en España, demuestran una demanda latente que está por ver cómo se podrá satisfacer de un modo legal y acorde con los intereses de los usuarios y la industria del entretenimiento.

Según ambos emprendedores, la industria ni está mentalizada ni es proactiva para incorporar estas nuevas oportunidades ya que limita el acceso a sus contenidos más populares a través de la red y cuando lo hace es a precios muy altos. También han destacado la dificultad en España de encontrar inversión para estos proyectos dada la enorme incertidumbre del sector. A pesar de la compra de Youtube por parte de Google, comparado con Estados Unidos, hay cierta reticencia sobre este el tema en Europa en general, y particularmente en España. «No hay una industria de capital riesgo establecida para grandes proyectos, y eso resulta frustrante. Youtube ciertamente no hubiera encontrado inversión en España», afirmó Anil de Mello.