Zynga apuesta por los casinos online para salir de la crisis


zyngz-apuestas

Zynga ha anunciado su llegada al negocio de los juegos de azar para el próximo año. La compañía, que acaba de despedir al 5 por ciento de su plantilla en Estados Unidos como parte de su plan de recortes, ha anunciado una alianza con la empresa británica de apuestas Bwin.party.

   La intención de la compañía estadounidense es lanzar varias ofertas de casino online, entre ellas un juego de apuestas con la marca FarmVille, el título para Facebook más popular devbZynga. La desarrolladora tiene previsto lanzar este nuevo proyecto durante el primer semestre de 2013.

   El trimestre pasado, la compañía anunció que estaba estudiando la posibilidad de lanzarse al negocio de las apuestas online, legales en Europa y en la mayor parte del mundo, aunque no en Estados Unidos.

   La compañía, que ha visto como el valor de sus acciones descendía en los últimos meses hasta los de 2,21 dólares (1,69 euros) por acción registrados a principios de octubre, parece estar buscando nuevas opciones de negocio más rentables. La desarrolladora ha lanzado varios juegos para Facebook este año, entre ellos los títulos The Ville, ChefVille o Farmville 2, éste último con casi 90 millones de usuarios activos al mes.

   Sin embargo, el director ejecutivo de la compañía, Mark Pincus, aseguró que Zynga seguiría "invirtiendo en su negocio de juegos para móviles", otra de las opciones que la compañía está empezando a potenciar. La adquisición de la aplicación DrawSomething, que compró en marzo de este año al desarrollador Omgpop, es el ejemplo más claro.

   En un momento en que la empresa ha empezado a cerrar algunas de sus oficinas en Estados Unidos y a despedir trabajadores, sus principales ejecutivos empiezan a mostrar la intención de Zynga por acercarse a otro tipo de negocios más rentable. La siguiente opción, según ha anunciado la propia compañía, será la de lanzarse al desarrollo de juegos de apuestas en línea.

  Los resultados trimestrales de Zynga se sitúan ahora en los 317 millones de dólares (244,4 millones de euros), un 3 por ciento más que el año anterior. Sin embargo, la compañía ha anunciado su intención de continuar con el plan de reducción de costos, que ya ha supuesto el cierre de su oficina en Boston y podría también acabar con sus sedes en Gran Bretaña y Japón.  Con este nuevo negocio previsto para el comienzo de 2013, la compañía podría dar un impulso a sus ingresos.