A los ordenadores les cuesta madrugar


La mayoría de las pérdidas de datos se producen al encender el equipo a primera hora, aunque los clientes no suelen contactar con empresas especializadas hasta pasadas unas horas e incluso días

La compañía especializada en recuperación de datos informáticos, Recovery Labs, ha observado cómo las averías en los equipos informáticos que producen pérdidas de información tienden a producirse con mayor frecuencia a primera hora de la mañana, aunque los clientes no suelen llamar hasta pasadas unas horas y a veces incluso días.

La razón es que desde el momento en que se produce la avería hasta que se recurre a una empresa especializada, casi siempre se intenta recuperar la información con medios propios, hasta que el cliente se da cuenta de que la avería es mucho más compleja.

Enrique Francisco, Director de Marketing de Recovery Labs, señala que «es importante que si sufrimos una eventualidad mantengamos la calma y nos pongamos en contacto con un servicio especializado en recuperación de datos. Y es que la experiencia nos indica que una situación de pérdida de información puede empeorar si se produce una manipulación inadecuada del disco duro, fruto de los nervios del momento».

Y es que si no se disponen de las medidas adecuadas, el simple hecho de encender el ordenador a primera hora puede derivar en tres tipos de averías que provocan pérdidas de información. Según explica el Departamento Técnico de Recovery Labs los tres tipos de averías más comunes son: fallos en la electrónica, por descompensación térmica o fallos de estructura.

El fallo en la electrónica es un tipo de avería física producida por las fluctuaciones que se producen en la red eléctrica que deriva en fallos en la placa electrónica de los dispositivos. Hay más probabilidades de sufrir estas fluctuaciones cuando la demanda de electricidad es mayor, cómo a primera hora de la mañana, cuando comienza la actividad y se produce un encendido simultáneo de todos los aparatos eléctricos que conforman la oficina (ordenadores, aire acondicionado, luces…).

Otra avería física que suele ocasionar una pérdida de datos se produce por la descompensación térmica de los dispositivos. Los ordenadores sufren bruscas variaciones de temperatura, sobre todo durante el periodo estival, que generan desequilibrios en algunas partes mecánicas de los dispositivos que impiden el acceso a los datos. Durante el día, las oficinas mantienen una temperatura fresca casi constante gracias al aire acondicionado. Sin embargo, al acabar la jornada y apagar el aire, los ordenadores sufren un cambio brusco de temperatura que además se repite diariamente.

Por último, también hay fallos a nivel lógico, en la estructura de la información provocados, en su mayoría, por un apagado incorrecto de los equipos. En muchas ocasiones salimos y dejamos el equipo apagándose automáticamente, aunque no siempre se cierra correctamente. Un simple corte de luz puede derivar en que el ordenador que se encuentra encendido no posicione correctamente las cabezas, impidiendo el acceso a los datos al siguiente día. En otras ocasiones se dejan encendidos realizando algún proceso y el propio sistema operativo se actualiza y reinicia el ordenador, perdiendo la información e interrumpiendo dicho proceso.

Para evitar que se produzcan estas averías es fundamental que las compañías tomen medidas de prevención (SAIs, limitadores de tensión, etc.) que protejan a sus equipos y que, por tanto, impidan tener posibles pérdidas de información. Recovery Labs recomienda, desde su página web www.recoverylabs.com, asegurarse de apagar el equipo correctamente todos los días y siempre a través del sistema operativo; guardar todos los trabajos que, por necesidad, queden abiertos; y, sobre todo, realizar siempre copias de seguridad.