Alfaguara inicia una nueva colección a partir «blog» liderados por escritores


web-petitLa editorial Alfaguara ha iniciado unanueva colección, El Boomeran(g), basada en las experiencias de escritores conocidos durante un año al frente de un «blog» literario en Internet.

Agencias -Los tres primeros escritores que publican sus experiencias en el «blog» en formato de libro han sido el español Félix de Azúa, el argentino Marcelo Figueras y el peruano Santiago Roncagliolo.

En la presentación de la nueva colección, Azúa ha comentado que se implicó en la iniciativa porque el editor Basilio Baltasar le convenció de que «podía ser un desafío interesante escribir algo todos los días ante un público desconocido y en un medio incontrolado».

Para Azúa, «a diferencia de la mayoría de ‘blog’, el organizado por Alfaguara es literario, pues se habla de literatura y se hace literatura, y en algunos casos algunos de los participantes tienen un nivel superior al de un catedrático de universidad».

El escritor barcelonés ha confesado que con el ejercicio del «blog» «acabas cogiendo un ritmo de escritura de dos o tres folios diarios, que es una barbaridad, y ahí fluye el latido del corazón de tu prosa más íntima».

Los tres escritores han coincidido en que ese ritmo endiablado de escritura acerca el «blog» al planteamiento de los escritores del siglo XIX como Dickens o Dumas, que escribían sus folletines o novelas por capítulos que se publicaban diariamente en la prensa.

Los tres también son conscientes de que la inmediatez del «blog» impide la corrección minuciosa: «Al releer el libro te desconoces a ti mismo, porque no has tenido tiempo para corregir el texto», apostilla Azúa.

Para Marcelo Figueras, escritor, cineasta y periodista, El Boomeran(g) le ha ofrecido «una herramienta invalorable, parecida a la que encendía el alma de Homero cuando recitaba en público, un Teatro del Globo virtual, un contacto similar al que Dickens experimentaba cada vez que convocaba a sus lectores para leer sus textos».

En su análisis de la experiencia, Roncagliolo opina que «la ventaja del ciberespacio es la libertad creativa y la flexibilidad total: el ‘blog’ puede ser un periódico, un reportaje, una crítica y una crónica, porque es un soporte y no un género, y además no está sometido a líneas editoriales ni perspectivas corporativas».