Análisis ‘Beaterator’: PSP convertida en un editor musical


Beaterator

 

Timbaland, ese productor musical de moda que en el último año ha ayudado a concebir discos de éxito sin hacer distinción de género – Madonna, The Hives, Nelly Furtado, Björk… – es el protagonista absoluto de la nueva y arriesgada apuesta para PSP de Rockstar. No sólo es el guía de el editor musical ‘Beaterator’, sino como artífice de la mayor parte de los sonidos que nos servirán para crear nuevas melodías.

Sumándose a la tendencia de lanzar aplicaciones en consolas y la fiebre por los juegos musicales, ‘Beaterator’ llega para convertirse de inmediato en una de las propuestas más originales y arriesgadas que hasta la fecha han surgido para la portátil de Sony. Quienes nunca hayan experimentado la sensación de crear música frente a una pantalla están, no obstante, de enhorabuena. 

La nueva propuesta de Rockstar combina la seriedad que se esperaría de un programa de edición musical profesional con todas las facilidades que un inexperto jugador de la PSP probablemente requiera. A través de videos explicativos en la mayoría de las secciones, un sobrio aspecto visual y un control bastante intuitivo, Beaterator no supondrá ningún quebradero de cabeza para los curiosos que dudan de las posibilidades que un producto tan definido puede ofrecerles. 

Beaterator

Después de un sencillo y útil video en el que se nos explica los elementos más básicos del universo musical que nos aguarda, podremos elegir dos opciones de juego: una relacionada con la ejecución de música en directo y la otra con la edición musical pura y dura.   La primera de ellas pasa como una apuesta por el entretenimiento mecánico sin más; el éxito de nuestra tarea se basa en las habilidades que tengamos para mezclar cuatro tipos de instrumentos que generan sonidos previamente editados.
Con la opción de grabar nuestras sesiones como dj’s  existirá un momento en el que tendremos que prestar mucha atención a cada loop para que salga algo aceptable. Sin embargo, esta opción Beaterator bien podría considerarse un extra para descansar de las casi infinitas opciones que ofrece El estudio musical, la segunda opción y veradero grueso de la propuesta.

RIQUEZA Y SENCILLEZ

Si de algo presume Beaterator es de poder imitar las virtudes de un  editor profesional aun cuando las limitaciones de los controles de una consola portátil son evidentes. La cantidad de sonidos incluidos y posibilidades para moldearlos a nuestro antojo es tan grande que podríamos pasar semanas enteras haciendo combinaciones sin cansarnos. Dividida en varias fases muy intuitivas, el editor nos permitirá crear sonidos en una interfaz que se divide en varias pistas en las que se incluyen cuatro posibilidades de loops ya generados o creados por el usuario y centrados en un instrumento.  

De ahí pasamos a una edición más concreta en un panel melódico en el que añadimos instrumentos de todo tipo y hacemos de nuestra composición algo completo y escuchable, con la posibilidad de cortarlo, alargarlo y mezclarlo como queramos en un panel de canciones.

Si la consideración del tiempo de duración tuviera que basarse en las posibilidades que se ofrecen para crear música, afirmaríamos sin duda alguna que Beaterator generará horas interminables de diversión.

CONCLUSIÓN

A excepción de la opción del directo, Beaterator no incluye casi nada por lo que pudiéramos relacionarlo con un videojuego. Es, de manera radical, un editor de música, aunque más sencillo y limitado que una opción profesional, claro.  No es un juego musical de autosuperación por puntos como es el caso de la saga ‘Guitar Hero’, por ejemplo. La meta Beaterator esta clara en todo momento: hay que hacer buena música.
Lo mejor:
– Las inmensas posibilidades del editor musical.
– Los vídeos explicativos contrarrestan las dificultades que pudieran surgir en el manejo del juego
Lo peor:
– La opción del directo no tiene ninguna utilidad específica.
– El apartado gráfico es funcional, aunque demasiado sencillo.
NOTA
Gráficos: A pesar de su sencillez, el diseño de los paneles es muy limpio y los videos explicativos, brillantes. 7,5.
Sonido: La variedad de sonidos y las posibilidades de edición es tan grande que necesitaremos meses para explorarlos. 9,5.
Diversión: El juego está enfocado a personas familiarizadas con los programas de edición y a aquellas que simplemente sienten curiosidad por el tema. Con un poco de esfuerzo y atención, disfrutaremos de un juego muy entretenido. 8.
Total: Pese al terror que pueda infundir en los menos expertos, Beaterator supone una opción asequible en todos los sentidos para aquellos usuarios que quieran disfrutar de la magia de la edición de música en la portátil. 8,25.