Análisis.- 'Inazuma Eleven': fútbol con un toque rolero


 

Inazuma Eleven

 

Aunque varias generaciones de nuestro país, maduros consumidores de videojuegos ahora, crecieron viendo 'Oliver y Benji', nunca pudimos disfrutar de sus adaptaciones digitales, ya que por desgracia difícilmente salían de Japón (Salvo excepciones como una edición para DS bastante mediocre).

 

 

La historia nos pone en el papel de Mark Evans, el portero de un equipo de poca monta que vive el fútbol con mucha ilusión y aspira a ganar al torneo nacional. Sin embargo el destino de él y de sus compañeros cambia cuando Axel Blaze, un mítico delantero de la liga infantil, se une a ellos. Una premisa sencilla que según vamos avanzando se va enredando más y más.

   Si los RPG convencionales tienen por pilar los combates, 'Inazuma Eleven' hace lo propio con los partidos de fútbol. A lo largo del desarrollo de la aventura rolera, un montón de equipos nos retan a pachangas, como si de combates aleatorios se trataran, o partidos de once contra once.

 

Ahora podemos rememorar estos recuerdos de la infancia con una mezcla de rol y fútbol, con ese toque mágico tan característico que deja Level-5; una nueva genialidad de los responsables de la franquicia de el profesor Layton

DESARROLLO DE LOS PARTIDOS.

   Los partidos tienen un desarrollo bastante singular. Son en tiempo real pero los movimientos son peculiares y estratégicos: con el lápiz vamos moviendo a nuestros jugadores marcándoles el camino, mientras que pulsando la pantalla pasamos y chutamos. Un desarrollo curioso que recuerda a la adaptación para Wii de 'Pro Evolution Soccer' en cierta medida.

   La influencia de series como Oliver y Benji se palpa en cada partido. Los super tiros tienen un papel muy importante así como las paradas, recortes o recuperaciones de balón. Cada una de ellas a la cual más dispar y divertida. Sin duda uno de los elementos más divertidos y que más gracia le da a los partidos.

   En los primeros partidos puede ser muy lioso e incluso frustrante pero rápidamente se coge soltura y vemos que no es nada difícil. Una vez hemos aprendido a movernos correctamente podemos disfrutar al cien por cien de unos partidos divertidos y realmente intensos en ocasiones.

   De hecho la curva de dificultad resulta bastante curiosa. Al principio es bastante es algo elevada por el propio aprendizaje de las mecánicas. Pero una vez superada se vuelve bastante llana y hasta el final de la historia no aumenta mucho. Eso sí, acabada ésta hay un buen reto por delante.

 

Inazuma Eleven

VARIEDAD DE RETOS.

   A simple vista puede parecer que tanto partido resulta pesado pero en realidad son variados. No siempre es marcar, a veces es evitar que nos roben el balón o que nos metan gol. Además los partidos que ayudan a avanzar la historia tienen mucha vidilla y emoción.

   Fuera de los partidos 'Inazuma Eleven' es como un RPG. De hecho a nivel de diseño de niveles y mapeados guarda muchas similitudes con los remakes de 'Dragon Quest IV' y V para Nintendo DS.

   Como sucede en la vida real podemos fichar a jugadores de otros equipos, eso sí por cantidades más módicas. Podemos reclutar a cualquier jugador con el que hayamos jugado previamente o bien buscar nuevas promesas usando una red de contactos.

   En total más de mil jugadores de los cuales podemos tener cien en plantilla. La cantidad es abrumadora pero desde luego no hay excusa para hacerse un equipo único con tanto futbolista donde elegir.
Los objetos que nos vamos encontrando introducen un matiz rolero interesante pero que no terminan de explotar lo suficiente. Objetos para recuperar salud, botas y pulseras para mejorar los atributos* La idea es buena pero podía haber dado mucho más de sí.

MUCHA DIVERSIÓN MULTIJUGADOR.

   Es una realidad que los juegos deportivos son mucho más divertidos en compañía que en solitario. Aunque 'Inazuma Eleven' no es estrictamente fútbol puro y duro, se cumple dicha condición en buena medida. Y el modo multijugador, por fortuna, es sensacional.

   La cantidad y variedad de modos de juegos es realmente buena e incita a jugar y echarle horas. Por un lado tenemos los típicos duelos de jugador contra jugador; por otra, partidos cooperativos contra la máquina. Además podemos intercambiar futbolistas y desbloquear algún que otro objetivo exclusivo.

   'Inazuma Eleven' nos puede llevar unas 15 horas si nos ceñimos a seguir la historia. Si en cambio decidimos encontrar a todos los personajes y ganar los torneos alternativos podemos llegar perfectamente a las 30. La cantidad de extras es realmente grande y aportan mucha rejugabilidad de calidad.

APARTADO TÉCNICO.

   'Level 5' siempre ha sido un seguro en lo que a calidad gráfica se refiere e 'Inazuma Eleven' no es una excepción. El diseño de los personajes y los escenarios es de lo más variopinto y está muy bien realizado.

   Visualmente el motor combina escenarios tridimensionales con modelos bidimensionales en los mapas y en los partidos mientras que el 3D puro queda para las animaciones de estos últimos. No son un derroche técnico pero cumplen perfectamente su cometido.

   La banda sonora tiene temas que ambientan muy bien cada momento pero se echa en falta un poco de variedad. En lo que respecta a las voces Nintendo ha tenido el detalle de traernos un doblaje de mucha calidad que caracteriza muy bien a los personajes. Sin embargo por limitaciones del cartucho las voces son algo escasas.

Inazuma Eleven

CONCLUSIÓN.

   'Inazuma Eleven' es un juego atípico pero no por ello malo. No hay duda de que tiene mucha calidad, el planteamiento es bueno y en líneas generales es muy divertido. Si de pequeño eras fan acérrimo de series como Oliver y Benji o Bola de Dan y te gustan los RPGs es casi una compra obligada, especialmente si puedes jugar con amigos. Una vez más, un trabajo excelente por parte de 'Level 5'.

 

Lo mejor:

- Los partidos son realmente divertidos y apenas llegan a ser monótonos.

- La gran cantidad de contenidos extras garantizan muchas horas de juego.

Lo peor:

- La historia a veces peca de simple.

- Salvo los partidos finales, la dificultad es escasa.

   Podríamos definir a 'Inazuma Eleven' como una mezcla entre un RPG, un juego de fútbol con las técnicas y demás artificios de Oliver y Benji. Todo ello mezclado por las expertas manos de 'Level 5' quien ya nos tiene acostumbrados a títulos de gran calidad.

   Aunque 'Inazuma Eleven' debuta en nue
stro país lo cierto es que esta franquicia apareción en 2008 en Japón y a día de hoy ya cuenta dos secuelas y una legión de fans. Al principio esta singular combinación puede resultar un poco rara -e incluso estridente- pero lo cierto es que funciona realmente bien.

Gráficos Una buena combinación de gráficos tridimensionales y bidimensionales. La dirección artística rebosa carisma y buen hacer. 8,5
Sonido Una banda sonora un poco limitada de temas pero pegadiza. El doblaje es realmente bueno pero no se deja escuchar mucho. 8,2
Diversión Muchos partidos pero con suficiente variedad para no caer en la monotonía. El modo multijugador es muy completo y aporta mucho al apartado. 8,7
Total Una propuesta original y muy bien llevada a cabo. Esperemos que sirva para que Nintendo se anime a traer todas las secuelas lanzadas en Japón. 8,5

   'Inazuma Eleven' ya está a la venta para Nintendo DS a un precio de 39,95 euros con una calificación para todos mayores de 7 años, según el código PEGI.