Apple negocia con Centros Médicos para sumarlos a su app de salud HealthKi


Healthkit

El gigante de los iPhones y los iPads esta manteniendo reuniones con los principales centros hospitalarios de los EEUU en vias a mejorar la compatibilidad de su nueva aplicación con los estándares de la red sanitaria

En concreto y según ha divulgado la agencia Reuters, Apple ha mantenido ya reuniones con los hospitales Mount Sinai, Cleveland Clinic y Johns Hopkins y con Allscripts, un competidor del proveedor de historiales médicos electrónicos Epic Systems.

Si bien las negociaciones pueden no llevar a nada concreto, han puesto de manifiesto cómo Apple pretende poner información de salud -como la presión sanguínea, el pulso y el peso- a disposición de consumidores y profesionales de la salud para que la vean en un único sitio.

Actualmente, estos datos se recogen en miles de aplicaciones de software y en dispositivos médicos, pero no están centralizados.

Apple también espera que los médicos usen la información para ver la situación de los pacientes entre sus visitas, con el debido consentimiento, para que los doctores puedan mejorar sus diagnósticos y toma de decisiones sobre tratamientos. Este uso convertiría la aplicación en un perfecto remedio para prevenir situaciones que podrían afectar la salud de los usuarios. Y es que Apple  pretende que HealthKit se convierta en un pilar del cuidado médico móvil, un campo fértil que rivales como Google y Samsung ya están explorando.

"Apple está entrando en este espacio con un dispositivo de datos", dijo el analista de salud de Forrester Research, Skip Snow. "Quieren ser un eje en la información sanitaria".

Privacidad y Compatibilidad

Tres son los grandes retos a los que se enfrenta Apple en esta estrategía.

El primero sería la privacidad de los historiales médicos de los pacientes y como podría interactuar la aplicación con estos sin violar esta normativa.

El segundo reto es la presencia en los grandes centros hospitalarios de sistemas tecnológicos antiguos que cumplen a la perfección su trabajo pero que no fueron pensados para trabajar con otros sistemas a la hora de recibir o compartir información.

Por último y no menos importantes, las regulaciones establecidas por las Administraciones Sanitarias. Un conjunto de normas de distinas agencias y departamentos, tanto federales como estatales que componen un complicado ecosistemas al que hasta ahora han debido enfrentarse y no sin problemas, las compañías especializadas en el desarrollo de software medico.

"Todo el mundo está llamando a la puerta", explicó el analista. "Pero dudo de que HealthKit funcione con todos los sistemas existentes".

Ese reto es el que deberá afrontar Apple, si lo consigue el iPhone y el iPad se convertirían en los reyes del software medico que mueve anualmente miles de millones de dólares.