Copias del último libro de Harry Potter ya circulan en Internet


Sin referirse a su autenticidad, la casa editorial de Joanne K. Rowling está persiguiendo legalmente a un sitio de intercambio de archivos para determinar la identidad de un usuario que asegura contar con partes del último libro de la serie.

Copias pirata del séptimo y último libro de la serie Harry Potter, de Joanne K. Rowling, están ya circulando en sitios P2P, Flickr e incluso Youtube, según informó la versión online del Wall Street Journal.

Kyle Good, un portavoz de la editorial Scholastic aseguró al periódico británico que la firma ha detectado una decena de versiones del libro y que está trabajando para quitarlas de la web, «sean o no auténticas«. Entre otros, en el servicio online MediaFire se encuentra un documento de 396 páginas, en formato PDF, que cuenta con fotos página a página de lo que parece ser el libro, según informa el periódico online.

The New York Times señaló que los abogados de la empresa están tratando de determinar la identidad de las personas que colgaron las páginas en internet.

Lista Holton, presidente de la empresa «Scholastic», en declaraciones publicadas por el diario, señaló que para mantener el espíritu de «la magia de la medianoche» se ha pedido a quienes han puesto esas página en internet «que por favor las saquen».

Por otra parte, la empresa pidió a Gaia Online, un portal de juegos de azar y contactos sociales, que sacara un enlace que conduce a fotos con páginas que serían de la novela. La proliferación de las fotografías en internet ocurrió pese a que los ejemplares de la novela han sido almacenados en un lugar secreto del país para evitar filtraciones.

«Harry Potter and the Deathly Hallows» saldrá a la venta en todo el mundo recién el sábado.

Hasta entonces, tanto la distribuidora en Estados Unidos como la editorial en Gran Bretaña se han esforzado por mantener en el mayor secreto el contenido de la obra de la escritora J.K. Rowling.

La cadena de librerías Barnes & Noble, que acumula pedidos de 1,2 millones de libros de la última entrega, reconoció el lunes que el almacén donde están depositados se encuentra en la zona noroeste de Estados Unidos y está vigilado las 24 horas.

Desde este almacén tendrán que ser repartidos, con grandes medidas de seguridad, a los más de 700 establecimientos que la cadena tiene en todo el país.

El contrato que la librería tiene con Scholastic le obliga a tomar todas las medidas para evitar que se sepa si el mago adolescente morirá al final de la historia.

Los seguidores de Harry Potter tendrán que estar, por tanto, con el alma en vilo hasta la medianoche del próximo viernes, cuando «Harry Potter and the Deathly Hallows» salga finalmente a la venta.