Detenido en España un «Uploader profesional» que robaba la Wifi a sus vecinos


Es la primera vez que se actúa penalmente contra un Uploader profesional en España y no se conocen acciones similares en el resto del mundo.

En la investigación, llevada a cabo por el Grupo de Investigación Tecnológica (GIT) de la Jefatura Superior de Policía de Castilla y León, tras una denuncia presentada por EGEDA, se ha podido determinar que el detenido percibía ingresos por una doble vía: los servidores donde alojaba las obras ilegales y la administración de su Web pirata, financiada fundamentalmente con publicidad. Su coste de operación era nulo, ya que para acceder a Internet robaba la señal WIFI de sus vecinos (con lo que además podía acceder a todo el contenido de sus ordenadores). La Policía ha podido determinar que el detenido subió a la Red la primera copia ilegal de Ágora, última película de Alejandro Amenábar, además de otras muchas como la recientemente estrenada Planeta 51 o Pagafantas.

Es la primera vez que se actúa contra un Uploader profesional en España, y no se conocen acciones similares en el resto del mundo. Estas figuras son el primer eslabón de la piratería en Internet. Los primeros difusores que, con su actividad, destrozan la explotación comercial de las películas al ponerlas al alcance de cualquiera de forma gratuita en Internet, o mediante pago a través del top manta, sin autorización del productor y con evidente ánimo de lucro.

Cómo operan

Esta intervención policial demuestra que el debate social actual no debe plantearse como una discusión sobre qué prevalece, si la propiedad intelectual o la libertad de expresión o de información. La piratería en Internet está organizada: existen grupos de personas que “roban” las películas antes de su estreno, o las graban subrepticiamente durante sus primeras exhibiciones en salas comerciales, para posteriormente “subirlas” a Internet a los grandes servidores de alojamiento de contenido (Megaupload, Megavideo, Rapidshare, Hotfile,…). Estos servidores están siempre situados fuera de España para dificultar cualquier medida de los titulares o de los órganos judiciales españoles. Su actividad puede calificarse de cualquier manera menos de altruista o de “acceso libre a la cultura”.

Estos servidores abonan a los Uploader una cantidad por cada descarga mundial que se hace de los ficheros que han proporcionado. Estos importes pueden, además, recibirse en cuentas localizadas en paraísos fiscales. Las obras “robadas” se distribuyen, bien directamente a través de los servidores de alojamiento (en muchas ocasiones teniendo que abonar el usuario una cuota “Premium” para agilizar los visionados), o bien a través de alguna de las múltiples páginas Web ilícitas que existen en la red y que enlazan con el material previamente hurtado. Son, además, la fuente de aprovisionamiento del top manta.

[tags]EGEDA,Megaupload,Megavideo,Rapidshare,Hotfile,Uploader,Descargas P2p[/tags]