Estudio científico demuestra que «Candy Crash» es un juego matemáticamente difícil


Un investigador australiano concluyó que la popular aplicación es parte de la categoría "NP-hard", volviéndose más complejo a medida que se avanza.

A esta altura está claro que "Candy Crush Saga" es altamente adictivo y complejo. Pero ahora un estudio universitario validó la dificultad del juego, llevando su modo de solución al mundo de las matemáticas.

Toby Walsh de la University of South Wales en Australiaanalizó el juego, concluyendo que la idea de "Candy Crush" de lograr un determinado puntaje con un número limitado de movimientos, en los que se busca combinar figuras (en este caso, dulces), representa un problema computacional "NP-hard" (NP-difícil), lo que significa que es muy complejo encontrar una solución.

Walsh revisó una versión "generalizada" del juego donde analizó si era posible encontrar una secuencia de movimientos que permitieran alcanzar un puntaje. Las decisiones que se deben tomar le permitieron concluir que se trata de un problema NP-difícil.

Según New Scientist, el mismo modelo permitió calificar a juegos como "Super Mario Bros." y "The Legend of Zelda" (no se especifica qué título de la saga) como NP-difícil.

Walsh va más allá, indicando que dentro de los NP-hard, "Candy Crush" pertenece a un subgrupo llamado "NP-completo", que se caracteriza por volverse más difícil de resolver a medida que crece. En este caso, mientras más se avanza en los niveles del juego, es más complicado encontrar una solución.

De todas formas, el hecho de que sea un problema computacionalmente complejo no tiene relación directa con su dificultad para las personas, aunque según Walsh, abre la posibilidad de usar estos juegos como una herramienta para buscar posibles soluciones para este tipo de problemas disfrazándolos como puzzles para el público general.