GameStick, una consola “Android” por 79€


GameStickLa compañía PlayJam ha anunciado la producción de una nueva consola con sistema Android, GameStick, que pretende competir con la ya famosa Ouya. Con un tamaño de 5 centímetros, similar a una memoria USB, se espera que GameStick salga al mercado el próximo mes de abril y también se está financiando a través de 'crowdfunding'.

   Tanto Ouya como GameStick nacen como alternativas a las costosas consolas tradicionales -tanto portátiles como de sobremesa-. De esta forma, ambas se convierten en un producto más accesible, de plataforma abierta, que facilita a los desarrolladores las herramientas necesarias para la creación de videojuegos así como el acceso a los servicios.

   Hasta ahora el proyecto más interesante era Ouya, pero ahora le ha salido una dura competidora. PlayJam financiará este proyecto gracias a Kickstarter -con un objetivo de 100.000 dólares- de la misma forma que ya lo hizo, en su momento, Ouya. Como características comunes encontramos el sistema operativo que incorporará esta nueva consola, Android 4.1 -Jelly Bean-.

   GameStick será fácil de utilizar gracias a una conexión HMDI al televisor que además permitirá su alimentación. Por otro lado, debido a su reducido tamaño, se convierte en una consola portátil que podrá ser utilizada por los usuarios en casa de cualquier amigo.

   PlayJam ya ha confirmado 200 juegos compatibles y se encuentra negociando con 250 desarrolladores más -Disney, Madfinger o Hutch, entre otros-. Entre los títulos destacados se encuentran Shadowgun, Canabalt o Blue Toad Murder Files.

   En cuanto a las especificaciones técnicas, GameStick será compatible con cualquier mando Bluetooth con soporte a varias formas de control -mando, ratón y teclado e iCade-. Contará con un procesador Angolic 8726-MX, 1GB de memoria DDR3, 8GB de memoria Flash y conexión WiFi.

   La consola se comercializará a un precio de 79 dólares (60 euros), una cantidad un poco inferior a Ouya, cuyo coste es de 119 dólares (96 euros). Por el momento, la compañía ha conseguido recaudar a través de Kickstarter la mitad del objetivo de financiación marcado que se fijó en 100.000 dólares