Google acusa al consorcio “Rockstar” de ser un troll de patentes que busca acabar con Android.


image

Google se ha defendido de las acusaciones de infracción de patentes de sus competidores y ha acusado a Rockstar, un consorcio al que pertenecen entre otros Microsoft, Apple, Blackberry, Ericsson y Sony de ser "un troll de patentes" cuyo objetivo sería acabar con Android mediante procesos judiciales y dificultar la competencia.

Rockstar ganó la puja por la cartera de patentes de Nortel Networks abonando 4.500 millones de dólares, por la que también compitió un grupo compuesto por Google, Intel y otros. Una vez con las patentes en su poder, la semana pasada, Rockstar demandó por infracción a Google, Samsung, HTC, LG, Huawei y otros fabricantes de dispositivos Android en una corte de Texas.

Google ha respondido acusando a Rockstar de ser un "troll de patentes" creada exclusivamente para atacar a Android, ya que no produce ningún producto. Según Google, cuenta con una plantilla de ingenieros en Ontario, Canadá, que examina los productos de éxito de otras empresas para exigir daños y perjuicios bajo amenaza de litigio.

Esta táctica, el "patent trolling", mueve globalmente más de 29.000 millones de dólares anuales en gastos legales y judiciales, mayoritariamente en pago de licencias que los propietarios de las patentes piden para terminar con los litigios.

Nortel contaba con unas 6.000 patentes de movilidad de todo tipo que se están poniendo en disputa con los fabricantes Android desde el mes pasado. Asimismo, Google ha recordado que otras compañías tecnológicas como Facebook y LinkedIn también están infringiendo estas patentes.

Además, Google ha solicitado al tribunal que declare que el Nexus 5, Nexus 7 y Nexus 10 no infringen siete patentes que pertenecen a Rockstar.