Google propone que el usuario sea el propietario de «la última milla» o «bucle local»


Imagen

El alto coste económico se vería compensado por la mayor libertad de escoger operadora, según plantea el autor del escrito.

Guillem Alsina ([email protected]) – En un ejercicio teórico (aunque cómo veremos más adelante, no exento de un apartado práctico), Google ha publicado en su blog sobre política una interesante reflexión sobre la libertad que podría proporcionar a los usuarios disponer en propiedad de la llamada «última milla» del cable de conexión de datos, refiriéndose concretamente al cable de fibra óptica aunque la idea es probable que pueda aplicarse al par de cobre tradicional.

Actualmente, todo el cableado de las redes de comunicaciones cómo el cobre de la telefonía o la fibra óptica es propiedad de las operadoras, incluido el último tramo que va desde la central al domicilio del abonado. Este modelo provoca que el cliente dependa directamente de la compañía que instaló dicho cable. En España, por ejemplo, al liberalizarse el mercado las nuevas operadoras continuaron dependiendo de Telefónica (la operadora gubernamental y única en el mercado durante décadas) para esta última milla, con lo que los abonados no dejan nunca de estar ligados de alguna forma a la operadora mayoritaria. Y, si no es este caso, podríamos citar muchos otros idénticos.

El modelo que propone Google es el que pone en manos del abonado la titularidad del cable que va desde su domicilio hasta la central de zona. En esta central se dispondrían las infraestructuras de comunicaciones de las operadoras, de manera que cada usuario podría escoger de forma independiente con qué compañía quiere trabajar. El único contra es el factor económico, pues la instalación de cable es siempre cara, pero por contra proporcionaría la máxima libertad al usuario que podría cambiar en cualquier momento de operadora sin tener que depender de ninguna empresa concreta en ningún momento.

El autor del post, Derek Slater (analista político), ejemplifica el caso con una experiencia real que se está llevando a cabo en Ottawa (Canadá) con la instalación de cable de fibra óptica en unas 400 viviendas cuya titularidad será para los propietarios.

Si bien actualmente parece una propuesta irrealizable, siempre queda cómo una idea para debatir en un futuro ya que esta medida garantiza sin lugar a dudas mucha más independencia del usuario frente a las operadoras de comunicaciones.

[tags]Google, Internet, Operadoras[/tags]