La Iglesia de Inglaterra estudia demandar a Sony por el juego Resistance: fall of man


La Iglesia de Inglaterra podría emprender acciones legales contra la compañía japonesa Sony por recrear la catedral de Manchester en un videojuego violento creado para la consola PlayStation.

Según la Iglesia, Sony no obtuvo el permiso para utilizar el interior del templo en el videojuego de guerra denominado Resistance: fall of man.

El videojuego, del que ya se han vendido más de un millón de unidades, muestra un tiroteo en el interior de la catedral de Manchester en el que mueren cientos de enemigos.

 

No es real

En un comunicado, la compañía japonesa afirmó creer tener todos los permisos necesarios, y dijo que tendrá en cuenta las reservas expresadas por el obispo de Manchester, Nigel McCulloch.

El obispo consideró la decisión de recrear la catedral de «irresponsable», especialmente teniendo en cuenta la actividad criminal de la ciudad.

Sony afirmó que el videojuego es de ciencia ficción y no se basa en la realidad. La compañía contactará este lunes a las autoridades eclesiásticas para conocer los motivos del enfado.

Pero la Iglesia de Inglaterra afirma que Sony no solicitó permiso para recrear la catedral, y ha pedido a la compañía que se disculpe y retire el videojuego de las tiendas o en caso contrario podría emprender acciones legales.

Sony afirmó que el videojuego es de ciencia ficción y no se basa en la realidad.

Asunto trivial

«Es increíble y altamente irresponsable que una compañía como Sony recree una de nuestras grandes catedrales y anime a luchar con pistolas en el interior del templo», afirmó McCulloch.

«Conocemos la realidad de los crímenes con armas de fuego y los efectos devastadores que éstos pueden tener. No se trata de un asunto trivial», concluyó el obispo.

Por su parte, el deán de la catedral de Manchester, Rogers Govender, afirmó que «se trata de un asunto importante ya que para la gente joven estos videojuegos ofrecen una realidad diferente y ver pistolas en la catedral de Manchester no es el tipo de conexión que nosotros deseamos».

Un portavoz de Sony le dijo a un periódico británico que el videojuego «es entretenimiento y en absotulo no se basa en la realidad». Según David Wilson, durante todo el processo solicitaron todos los permisos necesarios.