«Las ventas de productos tecnológicos portugueses en España aumentaron de 350 a 9.500 millones de euros en veinte años»


Basilio Horta, presidente de la Agencia de Inversiones y Comercio de Portugal en España (AICEP), se muestra positivo a la hora de hacer balance y garantiza que Portugal está preparado para afrontar los desafíos de la globalización.

Según ha confirmado en unas declaraciones con motivo de la invitación a SIMO 07, «la integración de las economías entre ambos países continuará porque la mayor parte de empresarios portugueses y españoles consideran el mercado ibérico como el espacio natural para desarrollar sus negocios».

¿Cómo se ve la marca Portugal fuera de sus fronteras?

Portugal es hoy una economía de mercado abierto plenamente integrada en la zona euro y preparada para enfrentar los desafíos de la globalización. La imagen de Portugal en el exterior tiene que reflejar esa realidad, lo que implica un esfuerzo de promoción que se está realizando con carácter prioritario.

¿Cómo ven desde Portugal al consumidor español? ¿Es fiel a la marca portuguesa?

El consumidor español es exigente y prefiere productos de calidad a buen precio. Los españoles son los principales consumidores, a nivel mundial, de productos portugueses. A medida de que nuestras marcas se van implementando, van ganando la confianza de los compradores y aumentando la fidelidad hacia sus firmas. Tenemos todas las condiciones para tener éxito en España, el pasado reciente lo demuestra.

¿Cómo ha sido la evolución de llegada y afianzamiento de productos portugueses en el consumidor español?

La evolución de las ventas de productos portugueses para el mercado español ha sido muy positiva. En los últimos 20 años paso de 350 millones de euros para más de 9.000 millones. Pienso que estos números hablan por sí solos.

¿Qué previsiones a medio plazo tienen los portugueses de introducir nuevos productos o empresas portuguesas en el mercado español?

El mercado español es prioritario para la internacionalización de las empresas portuguesas. En los últimos 20 años las ventas de productos portugueses para España crecieron de 350 a 9.500 millones de euros. Y, de España para Portugal, el crecimiento de las exportaciones fue todavía más acentuado. España es el mayor «partner» comercial de Portugal desde 1994. En los próximos años, esta integración de las economías entre ambos países continuará porque la mayor parte de empresarios portugueses y españoles consideran el mercado ibérico como el espacio natural para desarrollar sus negocios.

¿Cuáles son los aspectos positivos que presume tener los productos portugueses para venderse en el exterior?

Nuestros productos inciden en su alta calidad y en el precio competitivo respecto a la competencia. La oferta portuguesa se dirige cada vez más a una demanda exigente y selectiva. Por otro lado la creciente incorporación de nuevas tecnologías y de procesos innovadores en los productos portugueses los convierte en altamente competitivos en los mercados internacionales.

Por sectores, ¿cuáles son los que están más acomodados en el mercado español? ¿Qué sectores son los mejor valorados por los españoles?

Las ventas son muy diversificadas, aunque los sectores más representativos son el sector de la automoción, las máquinas y aparatos eléctricos, los materiales de construcción, el papel, los plásticos, vestuario, mobiliario… En este sentido, son los más acomodados.

 

¿Cuáles son las marcas portuguesas que más han calado en España?

Hay muchas marcas en España que son identificadas por los consumidores como firmas portuguesas. Son esencialmente empresas de servicios, pues son las que mayor dimensión tienen en el mercado. Galpenergia, TAP Air Portugal, Banco Caixa Geral, EDP, Grupo Luis Simões, BES, Sonae Sierra, Grupo Amorim, Idisa (Inapa), entre otras, son marcas cotidianas ya para el consumidor español. Sin embargo, las empresas de bienes de consumo son de menor dimensión aunque ya existen más de 150 puntos de venta de marcas portuguesas, como tiendas propias o régimen de franquicia. Tenemos a Lactogal, Renova, Delta, Globe, Lanidor, Aerosoles, Peter Murray, Blue Lune, Onara, etc… En el área industrial, las más conocidas son Cimpor (Corporación Noroeste), Tafisa (Sonae Indústria), Sovena, Bial y Barbosa & Almeida.

¿Qué sectores todavía no tienen representación alguna en nuestro país?

Prácticamente todos los sectores importantes están presentes en España, si bien es cierto que algunos de ellos están ahora realizando un mayor esfuerzo promocional para entrar en el mercado. Este es el caso, por ejemplo, del sector de las Tecnologías de la Información. Con nuestra presencia en SIMO, en donde además Portugal es país invitado, nos esforzamos por abrir las puertas del mercado español todavía más.

¿Cree que es más estratégico exportar una única imagen individual de Portugal o, por el contrario, una imagen colectiva de los bienes y servicios portugueses?

La promoción de imagen de país es un esfuerzo conjunto de varias componentes, por ejemplo la empresarial, turística, económica, política, cultural, y hasta la deportiva.
La marca Portugal, además de las características que le son inherentes, se asienta en gran medida en la divulgación de las marcas de los productos portugueses. La estrategia de promoción de Portugal se fundamenta así en la divulgación de una marca nacional y simultáneamente en la divulgación de las marcas emblemáticas de los productos portugueses, considerados a nivel individual, sectorial o regional.