Los CDs de voces sensuales del manga se convierten en un éxito de ventas en Japón


Una colección de discos en los que voces femeninas de dibujos animados apelan al oyente regañándole o declarándole su amor ha inaugurado un nuevo género para consumo de los fanáticos de la curiosa cultura popular japonesa

Agencias (EFE)- Una colección de discos en los que voces femeninas de dibujos animados apelan al oyente regañándole o declarándole su amor ha inaugurado un nuevo género para consumo de los fanáticos de la curiosa cultura popular japonesa.

El concepto de estos cuatro discos, que en conjunto ya han vendido casi 50 mil copias en Japón, es el siguiente: las típicas jovencitas del manga japonés de ojos grandes y expresiones ingenuas ya no son sólo una imagen.

Ahora también son una voz que habla al oyente para que éste pueda recrear determinadas situaciones en su mente.

El público de este género son los otaku, un colectivo variopinto de casi dos millones de japoneses en el que caben los fanáticos de asuntos tan diversos como los trenes y la fotografía, pero que suele identificarse con los devoradores de cómics y animación nipón.

En el primer disco, del que se han vendido ya 12 mil copias, doce chicas diferentes repiten cientos de veces la palabra «onichán» («hermano mayor») , pero en cada ocasión lo hacen con una entonación diferente que sugiere situaciones determinadas.

Cada copia cuesta mil 200 yenes (siete euros) , un precio que remite a la publicidad del disco: «Una palabra por cada yen» .

La compañía responsable del proyecto, NR Pro, ha editado estos discos cuyo sentido es difícil de entender para la mentalidad occidental, pero ha dado en el clavo con el producto adecuado a la sensibilidad otaku.

El disco «Onichán» pretende crear una atmósfera en la que el habitualmente retraído otaku fantasea con una hermana pequeña imaginaria, dulce, que necesita de su protección.

Cuando escucha la palabra «onichán» pronunciada con vergüenza, el oyente puede, por ejemplo, recrear una situación en la que su dulce hermana pequeña ha sido descubierta por su hermano haciendo alguna travesura.

Un portavoz de NR Pro, la empresa creadora del proyecto, explicó que «en Akiba (Akihabara, un barrio donde se reúnen los otaku)» hay mucha gente a la que le gusta «la fantasía imoto (hermana pequeña)» , así que se decidió editar ese tipo de disco porque la compañía respeta «la cultura de la diversión» .

Tras el disco de «Onichán» , Nr Pro sacó al mercado otros tres discos en los que se deja atrás la situación hermano mayor-hermana menor y se da paso a frases de contenido amoroso: «Regaño» , «Declaración de Amor» y «Declaración de Amor inesperada» .

En estos discos la empresa contó con la colaboración de Shizuka Ito y Yukari Tamura, famosas por ser las actrices que ponen voz a varios personajes de animación japoneses.

En la compañía se atribuye parte del éxito de los nuevos títulos (30 mil copias en total) a que gran parte de las copias fueron adquiridas por los numerosos seguidores de estas intérpretes. NR Pro niega que los discos editados hasta ahora sean de contenido sexual, pero afirma que sí tienen cierto contenido fetichista.

No obstante, el próximo 20 de junio saldrán a la luz dos nuevos títulos de este género que en la compañía describen como «mousou» (delirio o desvarío) . Ambos álbumes se titulan «Maldita sea» .

En uno de ellos las chicas lanzan insultos y maltratan al oyente en mensajes con claras connotaciones sádicas y en el segundo disco las voces pronuncian frases con contenido masoquista.

Esta línea de productos ha sido distribuida hasta ahora en tiendas especializadas y también por internet, pero pronto los discos podrán ser alquilados en Tsutaya, una gran cadena de alquiler de DVDs con presencia en todo Japón.

La empresa está satisfecha del resultado de sus productos mousou y hasta ahora se había limitado fundamentalmente al público masculino.

Los creadores de NR Pro tienen la vista puesta en cubrir ahora la demanda del público femenino, pero todavía están discutiendo los contenidos que tendrán los discos.

El género «mousou» viene a engrosar la inmensa variedad de productos que las empresas japonesas ofrecen a los otaku, un mercado estimado por el Nomura Research Institute en 411 mil millones de yenes (3 mil 344 millones de dólares) .