Nokia recibirá al comite de empresa de la planta alemana que quiere cerrar


Nokia AlemaniaEl comité de empresa de la planta de Nokia en la localidad alemana de Bochum, cuyo cierre fue anunciado recientemente por el fabricante finlandés de telefonía móvil, será recibido en Helsinki por la dirección del grupo el martes próximo.

Agencias - 'Ahora podremos por fin presentar nuestras propuestas para que se mantenga la fábrica de Bochum', señaló hoy la presidenta del comité de empresa, Gisela Achenbach, quien comentó que no se espera que asista a la reunión el presidente de Nokia, Pekka Kallasvuo.

La representación de los trabajadores tiene como meta prioritaria evitar el cierre de su factoría y el traslado de su producción a una nueva planta en Rumanía.

El consejo de administración de Nokia tiene intención de hacer una reunión el próximo 28 de febrero en Finlandia, en la que se decidirá definitivamente sobre el futuro de la fábrica de Bochum.

'Queremos salvar tantos puestos de trabajo como sea posible', dijo Achenbach, quien explicó que una de las propuestas del comité contempla una inversión de 14 millones de euros en nuevas líneas de producción para lograr una apreciable reducción de los costes.

El pasado martes, el estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia (NRW) exigió de la empresa de telefonía Nokia a través del instituto público NRW-Bank la devolución de 41 millones de euros de subvenciones para su planta de la localidad de Bochum.

manifestacion Nokia Alemania

A la exigencia de devolución de subvenciones podría sumarse también el Gobierno de Berlín, según señalaron fuentes del ministerio federal de Economía, mientras las autoridades de NRW señalaron que su ministerio de Investigación y Ciencia estudia reclamar fondos cedidos a Nokia para la investigación, toda vez que los resultados de sus estudios no se conocerán en Alemania.

La empresa finlandesa anunció el pasado mes de enero el cierre de su factoría de Bochum, que da empleo a mas de 2.300 personas, así como a unos 1.000 trabajadores temporales, y el traslado de su producción a Rumanía.

El ministerio basa su exigencia en el hecho de que Nokia ha incumplido sistemáticamente desde 2002 sus compromisos de creación de empleo en su factoría de Bochum, por lo que ha tramitado la demanda de devolución de subvenciones a través del NRW-Bank.

La devolución que el estado de Renania del Norte-Westfalia reclama de Nokia corresponden a subvenciones que fueron abonadas en los años 1998 y 1999.

El cierre de la planta de Bochum fue anunciado pese a que obtuvo en 2007 un beneficio bruto de 134 millones de euros, según informaciones publicadas recientemente por el semanario económico alemán Capital.

Dicha información revelaba que cada uno de los 1.500 trabajadores empleados en la producción generó un beneficio de 90.000 euros, a lo que habría que añadir 'una suma enorme procedente' de ahorros generados por las subvenciones recibidas del estado federado de Renania del Norte-Westfalia, en el que se encuentra Bochum.

La dirección de Nokia justificó el cierre de su planta de Bochum con el argumento de que en Alemania los costes de trabajo son poco competitivos y la planta, por tanto, poco productiva.

[tags]Nokia, Deslocalizaciones[/tags]