¿Se ha convertido Richard Stallman en un integrista radical y una seria amenaza para la comunidad de software libre?


linux stallman

El creador del software libre tal y como lo conocemos hoy, cada día recibe más y más críticas por su dialéctica beligerante contra aquellos que no siguen estrictamente sus dictados. El último ataque público contra Miguel de Icaza (fundador de Mono entre otros importantes proyectos) ha suscitado las críticas incluso de acérrimos defensores del software libre.

Guillem Alsina ([email protected]) y redacción – Desde hace tiempo, la figura pública de Richard Stallman despierta recelos entre algunos sectores que antes le respetaban y seguían. Bien es cierto que él trazó una línea y decidió seguirla, lo cual no es en absoluto criticable (¡más bien al contrario!), pero su dialéctica ha evolucionado últimamente a la crítica despiadada y ácida -incluyendo ataques personales- contra personas que mantienen criterios divergentes de sus ideas, tan válidos como los suyos aunque diferentes.

Para Stallman, y según lo veo yo, la realidad es maniquea: solamente existe el bien (software libre) y el mal (software privativo). Cualquier desviación del camino marcado por el software libre y sus dictados reflejados a través de organizaciones como la FSF, significa indefectiblemente alinearse con el maligno, eso es, con el software no libre y acercarse, por lo tanto, al concepto de software privativo.

La última andanada verbal disparada por Stallman fue contra Miguel de Icaza, conocido desarrollador del mundo del software libre, fundador de Gnome (el popular entorno de escritorio utilizado por una amplia mayoría de distribuciones GNU/Linux, incluyendo gNewSense), Mono (clon libre de la plataforma .NET de Microsoft) o el ya veterano Midnight Commander.

Stallman calificó a Icaza de “traidor” por haberse acercado excesivamente a Microsoft y haber aceptado un cargo de responsabilidad en el nuevo laboratorio de código abierto para proyectos benéficos que ha abierto la compañía de Redmond. Con un savoir faire que le honra, Icaza ha respondido a las afirmaciones de Stallman a través de su blog.

Evidentemente, se puede estar en desacuerdo con la visión de Icaza, con su colaboración con Microsoft en este caso o incluso con su acercamiento a las tecnologías cerradas de la compañía de Redmond, ya que es totalmente lícito considerar a Mono como una punta de lanza de Microsoft clavada en territorio del software libre (aunque ya dejo patente que esta no es mi opinión). Pero lo que no puede hacerse de ninguna manera es atacar personalmente a alguien que, se esté o no de acuerdo con él, ha contribuido tanto a la comunidad y, además, tiene que alimentarse y dar de comer a una familia. No, Gnome, Gnumeric y el mismo Mono se distribuyen bajo licencia libre reconocida por la FSF… ¡Icaza no puede ser tan malo!

En Argentina, también la armó

No menos importante fue el espectáculo que protagonizó en Argentina y que fueron recogidos por nuestros colegas de RedUsers.

Fue durante el pasado mes de agosto durante y allí Stalmann se negó a seguir hablando hasta que no se descolgaran unas pancartas de agrupaciones linuxeras locales. El «gurú» interrumpió su intervención afirmando que «no quiero hablar bajo la bandera de Linux».

Durante un tiempo, su conferencia estuvo interrumpida hasta que finalmente se retiraron las pancartas de los grupos de Linux, precisamente de aquellos que más hicieron para que Stallman fuera conocido e invitado a las jornadas.

Intransigencia es incompatible con libre

Para mi, la lucha entre el software libre y el no libre debería ser como quisiéramos que fuera el debate político y no es: constructivo, buscando un modelo de sociedad mejor, se base en las derechas o las izquierdas, sin radicalismos, respectando al contendiente, siendo dialogante y colaborando. En ningún caso me parece que Stallman siga este talante si sale a la palestra pública como un energúmeno insultando gravemente a una persona solamente por su punto de vista, y por una colaboración que -por lo menos teóricamente- se enmarca en un proyecto de software libre. Porque si bien a Microsoft puede presuponérsele un doble rasero en esto del laboratorio de software libre, recordemos que en cualquier sociedad que se considere mínimamente democrática, se presupone la inocencia y debe demostrarse la culpabilidad, por lo que Microsoft simplemente ha abierto un laboratorio de software libre y cumplirá con los preceptos marcados por él hasta que se demuestre lo contrario (si es que se llega a demostrar).

En su momento, tuve la suerte de entrevistar personalmente a Stallman. Ya entonces me pareció una persona como mínimo curiosa, y con un cierto punto de intransigencia propia de los más devotos conversos a una fe religiosa, aunque siempre lo achaqué a las ganas de cambiar el mundo para mejor de un revolucionario al estilo Che Guevara, por lo que le perdonaba esta intransigencia moral sabiendo que, en el fondo, tenía razón en exigir una sociedad más libre y abierta con y hacia el conocimiento (de cualquier tipo, aunque en este caso concreto, tecnológico). Pero desde hace un tiempo, Stallman se ha convertido para mi en un integrista en cuestión tecnológica no mucho mejor que los talibanes.

Y empiezo por el empecinamiento en llamar aún a día de hoy GNU/Linux a ese conglomerado de proyectos que nos proporciona un sistema Unix completo. Evidentemente tiene sus razones, ya que Linux nació siendo un núcleo para el conjunto de software del proyecto GNU, pero desde entonces muchos otros proyectos diferentes del GNU han aportado cosas a la plataforma del pingüino, y no por ello los citamos en su nombre -pues probablemente tardaríamos varios minutos en pronunciarlo-, y aunque incluso GNU se encuentre en la base de ellos, las cosas han evolucionado de tal forma que el actual panorama del software libre se encuentra a años luz del proyecto GNU.

Pese a ello, y por respeto a la comunidad, me he avenido a utilizar el término GNU/Linux en la mayoría de mis artículos, cambiándolo por simplemente Linux cuando el aspecto estilístico obligaba a buscar un sinónimo (como, por ejemplo, llamarle también el sistema del pingüino) o bien podía hacerse pesada la repetición para el lector.

Pero el hecho de criticar desaforadamente que una distribución pueda ofrecer software privativo aunque sea como opción, eso me parece que es excesivo. Los ataques personales como el cometido contra Icaza me parecen, simplemente, de muy mal gusto, y recomendaría a nuestro buen amigo RMS que se tome algunos tranquilizantes y unas buenas vacaciones, a ver si le vuelve a entrar ese “buen rollo” al más puro estilo hippie y entiende de una vez por todas que la vida debe ser “vive y deja vivir”.

Copyleft 2009 www.imatica.org
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor
www.imatica.org . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio www.imatica.org

[tags]Richard Stallman,Linux,GNU[/tags]