Sony, Nintendo y Microsoft desmienten denuncias de Greenpace


Los tres fabricantes han asegurado que cumplen con las normas ambientales de las agencias estatales sobre fabricación de productos electrónicos.

Greanpeace acuso a Sony, Nintendo y Microsoft de fabricar sus consolas con materiales contaminantes o mediamentalmente agresivos como el PVC, ftalatos, berilio y bromo.

En un comunicado público, afirmaron que los productos utilizados para la fabricación de videoconsolas eran una amenaza tóxica que podría afectar a los consumidores en su memoria y desarrollo sexual.

Los fabricantes responden.

Nintendo, el fabricante que ha vuelto a liderar el mercado de tercera generación con la Wii dijo que no iba a responder las críticas de Greenpeace aunque aseguro que "sólo vendemos productos que han aprobado los estrictos criterios de cada país".

Microsoft también ha contestado a la asociación ecologista a través de una nota de prensa en la que aseguran que todos sus productos "cumplen ampliamente los criterios y normas que apuntan a reducir el impacto ambiental de la electrónica de consumo".

Finalmente Sony reconoció que algunos de los productos denunciados por Greenpeace son utilizados en sus consolas asegurando que la compañía "está comprometida a reducir y reemplazar, en cuanto sea posible, estas sustancias". Por el momento, Sony "garantiza en todo el mundo un buen uso de sustancias químicas en todos sus productos".

Greenpeace, que hace ya tiempo viene denunciando el alarmante crecimiento de la basura tecnológica dijo que estos productos no hacen más que aumentar las toneladas de residuos altamente contaminantes que acaban siendo desguazados en países en desarrollo. Como muestra un botón, durante el 2007 se vendieron más de 60 millones de consolas, una cantidad nada despreciable de productos que más tarde o temprano acabaran en algún cubo de basura.

[tags]Videoconsolas, Sony, Medio Ambiente, Microsoft, Nintendo[/tags]