Google hace un casting de dulces y caramelos para darle nombre al Android L


android-L

La sustitución de la letra L del Android 5.0, sigue siendo un misterio celosamente custodiado por Google, si es que ya lo decidió, aunque la megaempresa apunta que seremos sus usuarios los que podamos decidir tal bautismo.

Así lo explica de algún modo el principal buscador en Internet, con un video sobre todas las posibilidades que hay para darle nombre a su nueva versión del sistema operativo móvil de la empresa.

Básicamente la promoción asegura que todo están todavía en etapa de casting, y que será el elegido, el nombre de algún dulce, caramelo, postre , o incluso galletitas, entre los que se decidirá. Los postres obviamente, son todos anglosajones, y de momento aparecen el Lemon Meringue, el Pie, el Lava Cake, los brownies, e incluso las galletitas Oreo.

Todos estos dulces aparecen representados por personas disfrazadas –con un gusto bastante cuestionable- los que se preparan para la prueba que seleccionará el nombre, según parece. El video sentencia que “solamente habrá una L” por lo cual habrá que esperar la salida del Nexus 6, que incorporará de fábrica el 5.0

Tampoco se hace referencia alguna a otros nombres posibles, que se manejan en el mundo de las tecnológicas y que no incluyen el tema de los dulces.

Google+ citó no obstante a “Licorice”, el regaliz, como un favorito

“Licorice” (como los anglófonos llaman al dulce de regaliz), aparece como serio candidato para bautizar al sistema operativo móvil, algo que sugiere el escultor que trabaja fundamentalmente para Google. Giovanni Calabrese, autor de las esculturas de las distintas versiones de Android, que la compañía tiene en Mountain View, ha viajado una vez más a la sede central en California, para algunas tareas de mantenimiento de sus obras, y en sus posts en Google+, ha insistido en la palabra “licorice”, con la que se está identificando de una manera absolutamente inusual, según los que siguen su red social, por lo que para los entendidos, la definición de preferencia artística al menos está clara, aunque deberemos esperar para saber si la intuición ha dado en lo cierto.-