La bolsa saluda a los nuevos Lumia con una caída en el valor de las acciones de Nokia


image

Ni el apoyo total de Microsoft lleva a los inversores a valorar la nueva apuesta del gigante finlandés que veía como sus acciones caían en la bolsa.

 

Fue el mayor fabricante del mundo y sus deseos eran realidades, hoy sigue manteniendo ese especial halo que siempre ha rodeado a la marca pero parece haber perdido toda su fortuna.

Hace tres años, los inversores exigieron una renovación total de la casa y lo consiguieron. Frente a Nokia se colocó un experimentado ejecutivo y la marca se orientó hacía Windows Phone como salvavidas. La apuesta, llegó tarde (según los analistas) y el mercado no reaccionó positivamente a ese cambio. Además, explican, “pese a los constantes discursos de compromiso con Windows, la marca sigue invirtiendo dinero en sacar móviles con sistemas operativos anticuados o que no despiertan ningún interés entre los consumidores”.

Y a pesar de las buenas impresiones que han causado los primeros Lumia (los móviles basados en Windows Phone de Nokia), la confirmación de esa nueva apuesta con la llegada del 920 ha supuesto una caída en el valor de las acciones de un 15%.

La caída del papel de Nokia no sorprende a los analistas interrogados por Dow Jones Newswire. "Esperamos todos el iPhone 5 (de Apple). Ningún interés por Nokia aunque sea un buen producto", afirmó uno de ellos.

El anuncio de que el nuevo iPhone llegará el 12 de septiembre está eclipsando los nuevos lanzamientos. Además, la victoria de Apple sobre Samsung en los EEUU está aumentando las expectativas sobre el nuevo terminal de la marca.