Los fabricantes de GPS se buscan la vida para afrontar el futuro


image

La demanda de dispositivos de navegación personal, que en los últimos años fueron el dispositivo estrella, está cayendo a medida que las herramientas de mapas y tráfico se convierten en algo estándar en coches y teléfonos móviles, forzando a Garmin y su rival holandés TomTom a buscar nuevas fuentes de ingresos para recuperar los beneficios.

Garmin espera que el mercado norteamericano de estos dispositivos se reduzca un 25 por ciento este año, y el europeo en un 10 por ciento. TomTom calcula una caída mundial de entre el 15 y el 20 por ciento, con las mayores reducciones en Norteamérica.

En 2010 se despacharon un total de 41,5 millones de dispositivos de navegación, y esa cifra caerá a 39,2 millones este año, según la firma de investigación de mercado iHS iSuppli. Berh Insights calcula un descenso de un quinto, a 34 millones de unidades, para 2015.

Los dispositivos de navegación (PND por sus siglas en inglés) están siendo canibalizados por Google y fabricantes de teléfonos avanzados como Nokia, que ofrecen navegación gratis en tiempo real.

IHS espera que este año se vendan más de 135 millones de teléfonos avanzados con sistemas de navegación, y que la cantidad de teléfonos con esta capacidad que ya hay en uso se doble para 2013 llegando a los 269 millones.

El consejero delegado de TomTom, Harold Goddijn, indicó que los PND tienen que recrear el ‘factor guay’ que han perdido ante las tabletas y los teléfonos avanzados.

Tanto Garmin como TomTom han presentado unos resultados del segundo trimestre poco impresionantes, y se mostraron poco optimistas sobre sus previsiones. Ambas empresas esperan vender más servicios de mapas y tráfico en directo, así como dispositivos de navegación incorporados en los salpicaderos por los fabricantes de coches.

Garmin ha comprado la firma alemana Navigon para ganar más presencia en este mercado de equipos integrados en los coches, y fomentar su negocio tradicional de movilidad y automovilística, que incluye PND y supone más de la mitad de sus ingresos totales.

El negocio automovilístico de TomTom, a su vez, supone un quinto de los ingresos del grupo y es su unidad de más rápido crecimiento, pero ese crecimiento está empezando a frenarse.

Más allá de sus acuerdos actuales con Renault, Fiat y Mazda, los inversores de TomTom quieren un gran acuerdo sobre coches que impulse a la unidad, según el analista de Nomura Stuart Jeffrey.

Pero el mercado de los salpicaderos tampoco es la panacea.

Vender a las automovilísticas implica cumplir sus ciclos de ventas, bajar los márgenes de beneficio y depender de consumidores inconstantes que se han apretado el cinturón y están gastando mucho menos en coches nuevos.

LISTOS PARA UNA MARATÓN

Buscando nuevas oportunidades, Garmin está mirando al mercado deportivo, probando las aguas de atletas y corredores que demandan relojes con sensores GPS.

Su unidad marina ofrece productos para trazar cartas, encontrar pesca y conectarse a redes marinas, mientras que su división de aviación ofrece controles de vuelo automático y sistemas auxiliares de tráfico aéreo.

‘Creo que para 2012-13 llegaremos a un punto de inflexión donde la unidad automovilística será menos significativa y otras unidades tendrán una contribución mayor’, dijo el analista de Wedbush Scott Sutherlan. ‘Creo que los ingresos van a estabilizarse a partir de ese momento’.

Aparte de un breve tanteo con Nike para un reloj deportivo, TomTom no se ha diversificado muy lejos de la navegación para automóviles y aún depende mucho de su base de datos de mapas, que compró en 2008 con la adquisición del proveedor de mapas Tele Atlas, una operación de 2.900 millones de euros.

La única competición en el mercado de los mapas digitales es la de Google y Navteq, propiedad de Nokia.

Pero también Apple está trabajando en sus datos de tráfico, similares a los que recoge TomTom a través de sus dispositivos, y pretende ofrecer a los clientes de su iPhone mejor información de tráfico.

Empresas como TeleNav y Telecommunication Systems están entrando también con aplicaciones móviles que ofrecen servicios de rastreo y navegación móvil.

Con casi la mitad de los ingresos de Garmin viniendo de negocios al margen de sus PND, parece que su plan B está en buen camino, aunque tenga que esperar un poco para que el dinero empiece a entrar.

TomTom parece estar más atrás, con su dependencia de los dispositivos y sus problemas para que los clientes paguen por servicios en tiempo real, haciendo que los inversores se pregunten si la empresa tiene un plan C