Los motivos que han llevado a premiar a Google como la mejor empresa para trabajar en el mundo


google-healthHa sido nombrada este año la mejor empresa para trabajar en EEUU y recibe cada día unas 1.300 solicitudes de empleo pero, a medida que crece, Google tiene más difícil integrar a los nuevos trabajadores en su original cultura corporativa.

Los altos salarios y flexibilidad laboral de los "googlers", como se conoce a los empleados del buscador, atraen cada año a miles de trabajadores y la compañía cuenta ya con una plantilla de casi 20.000 empleados y 50 sedes en todo el mundo.

La más reciente se abrió el pasado mes en Buenos Aires para atender el negocio en España, América Latina e Italia.

Un 99 por ciento de sus trabajadores recibe opciones sobre acciones de la empresa. Los títulos de Google han multiplicado por cuatro su precio desde que empezaron a cotizar en 2004 y pese a su retroceso a comienzos de año ahora cotizan de nuevo cerca de los 600 dólares.

A ello se suman ventajas laborales que van bastante más allá de lo habitual en EEUU, como formación pagada (8.000 dólares anuales por empleado), ayudas para guardería o costes de adopción (5.000 dólares anuales) y una subvención de 5.000 dólares para aquellos que compren un automóvil híbrido.

En Googleplex, la sede de la firma en Silicon Valley, los empleados disfrutan del sol californiano en restaurantes al aire libre -el campus cuenta con 11 cafeterías- donde la comida y bebida es gratis y la calidad muy superior a la de los establecimientos de la zona.

La sede, sembrada de futbolines y áreas para el descanso, cuenta con un servicio de masajes, lavandería, tintorería, gimnasio y sala de cine y es frecuente que los empleados lleven sus perros a la oficina.

Pero lo que atrae a muchas personas con talento a Google es la flexibilidad: los empleados pueden dedicar un 20 por ciento de su tiempo a ideas propias relacionadas con el buscador y fomenta la movilidad interna para que todos encuentren la tarea más satisfactoria.

"Google es una empresa inusual y algunos ejecutivos tienen dificultades para adaptarse a nuestro estilo de trabajo", reconocía el consejero delegado del buscador, Eric Schmidt, en un reciente encuentro con la prensa al que acudió Efe.

"Nuestro rápido crecimiento sigue siendo un problema", dijo el directivo, que considera que el gran tamaño supone una dificultad a la hora de trabajar de forma eficiente e integrar a nuevos empleados.

Los problemas han aumentado cuando Google ha adquirido otra empresa, como fue el caso de la firma de publicidad online DoubleClick, su mayor compra realizada hasta el momento y que, según Schmidt, aún está siendo digerida por el buscador.

Para Alberto Arebalos, director de comunicación de Google para América Latina, el estilo de trabajo que el buscador tenía en sus comienzos no se ha perdido pese a que ahora es una gran multinacional.

"Google no nació como una empresa sino como un proyecto universitario y sus fundadores -Sergey Brin y Larry Page- se han esforzado por mantener ese espíritu", dijo Arebalos a Efe.

Para Arebalos, que se incorporó hace un año a la compañía y trabaja desde la oficina de Buenos Aires, "la cultura empresarial no se ha diluido" pese al rápido crecimiento, en gran parte porque los criterios de selección de personal se han hecho más estrictos.

La empresa, famosa por sus duras pruebas de selección y eternas rondas de entrevistas, pone cada vez más atención en estimar lo que Arebalos califica de grado de "Googleness" del candidato.

"Es esa capacidad de compartir esa cultura corporativa y sumarse a un equipo y es una de las principales cualidades que se valoran durante las entrevistas", dijo Arebalos. "Y a medida que hemos ido creciendo el filtro ha sido más grande", añadió.

[tags]Empleo, Google[/tags]