Microsoft pide la anulación o reducción de la multa impuesta por Bruselas


El gigante informático estadounidense Microsoft ha pedido este martes al Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TUE) durante una vista oral que anule o al menos reduzca la multa de 899 millones de euros que le impuso la Comisión Europea en febrero de 2008.

   El Ejecutivo comunitario ha justificado la sanción, la más alta impuesta en la historia de la UE a una sola empresa, alegando que Microsoft cobró durante tres años un precio excesivo por la información que suministra a sus rivales para que puedan fabricar productos compatibles con su sistema operativo Windows.

   Ello constituyó, según Bruselas, un incumplimiento de las medidas correctivas que la Comisión había impuesto en 2004 a la empresa de Redmond para acabar con su abuso de posición dominante.

   El principal argumento que Microsoft ha utilizado en su defensa es que el Ejecutivo comunitario no concretó qué tarifas podía cobrar el gigante informático a sus competidores, sino que se limitó a exigir "precios razonables". De este modo, la compañía no podía saber qué hacer para evitar la imposición de la multa.

   Bruselas ha impuesto a Microsoft tres multas que ascienden a casi 1.700 millones de euros. La primera, en marzo de 2004, por valor de 497 millones de euros por abuso de posición dominante, ya ha sido ratificada por la justicia europea. Esta sanción exigía además a la empresa de Bill Gates comercializar una versión de Windows sin el reproductor Media Player y dar a sus rivales información sobre interoperabilidad.

   La segunda, en julio de 2006, que ascendió a 280,5 millones de euros, se debió a que Microsoft no cumplió esta exigencia y no suministró a sus rivales suficiente información sobre interoperabilidad. La tercera, de 899 millones de euros, es la que se ha examinado este martes en la vista oral celebrada en el Tribunal de Justicia.