San Miguel reiventa un clásico: Selecta XV


Imagen

 

La cervecera relanza Selecta XV, un clásico de la década de 1970, con
nuevo diseño para los consumidores más cerveceros

La “nueva” cerveza supone mucho más que el relanzamiento de un producto clásico; reinventa los valores de la Selecta XV original, adaptándola a los gustos del siglo XXI. Su sabor es el resultado de una cuidada elaboración: se combinan tres variedades de lúpulo centroeuropeo y tres tipos distintos de malta. El mosto resultante se deja madurar en bodega para enriquecer aun más la cerveza.

El resultado es una cerveza color amarillo-oro viejo con reflejos
cobrizos, muy aromática y con un cuerpo pronunciado pero redondo. En la
boca, entra con suavidad, se desplaza con sabores marcados y maltas,
mientras que su final es amargo y persistente. Su contenido alcohólico es
3D SM SELECTA (Large)de 6,2%. En definitiva, una cerveza auténtica, pensada para satisfacer
paladares selectos en momentos selectos.

Selecta XV se produjó, por primera vez, en la fábrica de Lleida de San
Miguel en 1972. Su objetivo era ofrecer una cerveza Extra, que cubriera
las necesidades y los gustos de un consumidor muy exigente, capaz de
valorar la excelencia y de disfrutar tranquilamente de sus momentos de
ocio. Nada quedó a la improvisación: se desarrollaron nuevos envases,
botellas y latas, con formas sinuosas y estilizadas, que aportaban a la
cerveza un carácter diferenciado. Además, las etiquetas incorporaban
prestigiosas obras de arte pictórico para destacar su carácter
distinguido.

La nueva botella de la marca, de color topacio, destaca por un diseño estilizado y líneas ligeras y redondeadas, una sensación que acrecienta su cuello “muy, muy esbelto” (long-long neck) y su etiqueta transparente. Mientras, dos dragones custodian el producto, destacando el valor del producto, en el collarín y a los lados del logotipo. Además, todo ello se dibuja en tonos dorados, que realzan el resultado final.

[tags]Cerveza, San Miguel[/tags]